Eurovegas

Como creo que he dejado claro en anteriores notas, el tema Eurovegas me es bastante indiferente. Si viene a España, sea a Madrid o a Barcelona me parece bien, pero si no viene también. No sé si habéis estado alguna vez en Las Vegas. Aparte los hoteles espectaculares, los casinos y fantásticos espectáculos gratuitos, o casi, para atraer al público a las mesas de juego, el resto de la ciudad son 3 ó 4 barrios con todos los servicios para la gente que trabaja en los hoteles y  casinos, un aeropuerto internacional, una estación de autobuses y un inmenso desierto donde, aparte una gran presa que suministra agua y energía a la ciudad, no hay nada. Cada día los beneficios del tinglado salen en billetes o en transferencias bancarias con paradero desconocido, operativa que conocí de primera mano en una sucursal bancaria. Los otros proyectos de Adelson en Singapur y Macao tienen el éxito asegurado porque son chinos. Los  que hayan estado en los famosos casinos flotantes de Aberdeen en Hong-Kong lo entenderán. Los chinos no son simples aficionados a los juegos de azar, muchos de ellos son verdaderos fanáticos del juego capaces de hacer barbaridades por jugarse sus Yuanes. Incluso en la época más estalinista del régimen de Mao Tse Tung las cifras del juego, no solo ilegal sino muy difícil y arriesgado de practicar, eran espectaculares. Con esto no quiero decir que el mismo éxito no pueda darse en España, pero no está asegurado. Si viene bien, y si no también. Respecto a la alternativa que se ha sacado la Generalitat de la manga, me parece una gran demostración de listeza…por parte de La Caixa.

Cuando estaba por mandar esta nota se ha producido ya el anuncio de que EuroVegas se instalará en Madrid. Espero que finalmente se complete, pero creo que la Sra. Aguirre ha hecho bien en no echar las campanas al vuelo. Nunca me he fiado de estos magnos proyectos y acontecimientos que van a traer la felicidad al pueblo. Cuando vivía en Madrid tenía el despacho en La Castellana al lado de la embajada de los USA y relativamente cerca del Bernabéu. Justo delante la oficina había un café quiosco de los que al menos antes habían varios a lo largo de la avenida. Antes del Mundial de Futbol España 82 el propietario del quiosco se gastó un pastón en arreglarlo, incluso instaló aire acondicionado, porque se forraría con la celebración de la Copa. No solo el negocio durante la Copa no fue tan bien como esperaba sino que una noche un rebaño de hooligans británicos que regresaban del Bernabéu cabreados porque su equipo había perdido dejaron el quiosco como un sello.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s