POR FIN SABEMOS QUIEN ES EL CULPABLE.

Señoras y Señores. ¡¡Ya tenemos culpable de la mala imagen de España!!. Por fin¡, el duro trabajo e inmensos esfuerzos del Gobierno del Sr. Rajoy han dado sus frutos y después de una ardua e inteligente investigación han llegado a la conclusión de que la deriva independentista de Artur Mas y su convocatoria de elecciones anticipadas son los responsables de que España tenga hoy día un prestigio internacional que rivaliza con el de Grecia para determinar cual está peor visto y peor valorado por los mercados.

Durante un tiempo el agudo olfato y fino trabajo de nuestro Gobierno había detectado tal grave responsabilidad en el conjunto de las CCAA, conclusión a la que también había llegado el anterior Gobierno del Sr. Zapatero, dotado también de excelentes virtudes parecidas a las del Sr. Rajoy, pero la superior inteligencia de nuestros ministros les hacía sospechar que su labor no estaba completa y que se podía concretar más todavía, aunque en lo referido a Catalunya siempre han habido especiales sospechas en relación con todo lo malo que le ocurre al país. Además su extrema sagacidad les hizo darse cuenta de que dichas CCAA no lo son del Kachastan sino de España y toda la porquería que se echaba encima de las CCAA acababa aterrizando y acumulándose en el patio de España. Les costó. Les costó mucho, pero finalmente se dieron cuenta del error, como no podía ser de otra forma con analistas tan profundos. Afortunadamente se ha podido afinar el análisis y eliminar de la lista a 16 inocentes para que quede solo el principal y único responsable: Catalunya.

A partir del momento en que nuestros insignes Presidente, Vicepresidenta y Ministras/os han hecho público tan magno descubrimiento y han continuado tratando a la susodicha CCAA como se merece, demostrando que a los indeseables siempre se les debe tener bajo control, hablen o callen, es indudable que ahora deben cesar definitivamente y cerrar la boca las lenguas malintencionadas, mentirosas y difamantes que achacaban tal desprestigio a nuestros propios maravillosos gestores con peregrinas afirmaciones como las siguientes:

Es falso que la Sra. Merkel y la U.E. estén organizando una reunión de magos, pitonisas y adivinadores con el solo objeto de que les ayuden a aclararse con lo que quiere hacer el Sr. Rajoy, cuando lo quiere hacer y como lo quiere hacer, pero sus esperanzas son más bien escasas porque por más que se reúnan los mejores magos del mundo saber todo eso es casi misión imposible, entre otras razones porque no lo sabe ni el propio Sr. Rajoy. En caso que a pesar de la dificultad de la misión obtengan algún resultado lo comunicarán a través de todos los medios a los ciudadanos españoles porque estos tampoco se aclaran con lo que les va a echar encima el Sr. Rajoy. Por supuesto que a la inteligente estrategia de enigmáticos silencios e inacciones del Sr. Rajoy jamás podría asignársele la más mínima responsabilidad sobre la absoluta pérdida de prestigio del país.

Aunque el Gobierno del Sr. Rajoy ha retrasado varias veces la toma de decisiones importantes cuando por casualidad se acercaban las fechas de algunas convocatorias electorales, lo hizo siempre para defender el supremo interés de España, y solo a una mente enferma se le podría ocurrir que dicho retraso haya tenido la más mínima influencia en la imagen externa de este país y su gobierno.

A menos que se tengan muy malas intenciones no se puede relacionar con el desprestigio internacional de España las pequeñas y justificadísimas diferencias entre las cifras declaradas oficialmente y las que realmente se habían dado en los presupuestos del Gobierno y algunas CCAA, entre las que incomprensiblemente no se encuentra la Generalitat catalana aunque sin duda son los responsables de los errores, porque como que están continuamente molestando con sus absurdas reclamaciones, su pesadez provoca que nuestros ministros se equivoquen.

Es de mal nacidos suponer que las continuas referencias de nuestro Gobierno al desastroso sistema autonómico, sin que nunca hayan planteado su sustitución por algo con más sentido, hayan tenido ni tan solo una ínfima influencia sobre el actual mal nombre de España.

Aunque no se puede negar que cuando en el Gobierno Rajoy decidieron destapar el escándalo Bankia lo hicieron como si fuese una miniserie de TV, con un sobresalto diario durante toda una semana, solo alguien muy falsario y antiespañol puede achacar a dicho escándalo, a la forma de explicarlo y al hecho, también falso, de que el Gobierno esperó tanto en hacerlo que acabó estallándole en las manos, un solo gramo de la actual mala fama de España.

Cuando uno hace bien su trabajo tiene ganas de explicarlo a todo el mundo y desarrolla una cierta tendencia a hablar más de la cuenta. Por esta razón ha habido y sigue habiendo comentarios de ministros que han provocado conflictos con personas de mente corta, y algunas comprensibles contradicciones entre los propios ministros, e incluso entre lo que afirma un ministro hoy y lo que el mismo ministro niega al día siguiente, sin duda causadas por su obsesión en hacer bien las cosas y el elevado ritmo al que trabajan, que han sido aprovechadas por los de siempre para imputarles de manera inaceptable que hayan tenido la más mínima influencia sobre la negra imagen de España.

Al confirmar con coraje y valentía frente al Parlamento Europeo su opinión de que el intento de secesión de Catalunya debería solucionarse mandando a la Guardia Civil a hacer su delicado y sutil trabajo al estilo que les ha hecho famosos, el Sr. Vidal Quadras demostró su nobleza y claridad de ideas, y no puede achacarse a dicho admirable gesto la más mínima mancha sobre el prestigio del país.

Esta lista podría seguir con muchos más ejemplos de mentiras de gentes deshonestas y de mala cuna, pero tampoco se trata de aburrir al personal.

En consecuencia, está claro que nuestro excelso Gobierno ha dado en el clavo y ya ha determinado quien es responsable de todo lo malo que le está ocurriendo al país, y por lo tanto el acabar el problema Catalán a palos físicos y/o jurídicos estará más que justificado porque España es algo demasiado grande, recio, viril, noble, oh¡ casi me olvido¡, y democrático, sobre todo esto último aunque no sé exactamente qué quiere decir, para andarse con mariconadas de referéndums y actuaciones mal llamadas civilizadas, aunque hayan resultado exitosas, como las  puestas en práctica por Canadá y el Reino Unido, países que al contrario que España están gestionados por gobernantes débiles de mente y espíritu, que no tienen ni idea de cómo se escucha y aplica correctamente la voluntad del pueblo.

Como colofón de lo que podría ser un artículo de El Mundo, os reproduzco a continuación una caricatura publicada el año 1937 en una revista satírica catalana, que me ha mandado una buena amiga y que  es un buen indicador de que la mente y las ideas de demasiados políticos de este país, están todavía en dicha fecha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s