OPS¡¡, NOS EQUIVOCAMOS.

El Economista Jefe del FMI ha manifestado que no evaluaron adecuadamente la posibilidad  de que las medidas de austeridad que la Institución ha impuesto durante años provocasen una profunda recesión. O sea: Ops¡¡, nos equivocamos, y ahora ¿quien paga el estropicio?.

Muchos comentaristas empiezan a sugerir que la situación de endeudamiento de muchos países, empezando por USA y Japón, es de niveles tan elevados que en más de un caso va a ser imposible salir del atolladero sin importantes quitas de su deuda externa. Lo que pocos comentaristas dicen , de momento, es que en casi todos los casos la parte más importante de los aumentos de dicha deuda en estos últimos años se debe a la disminución de los ingresos del Estado a causa de la recesión, y ¿a qué se debe la recesión?, de nuevo en buena parte a las medidas de austeridad. Ergo, ¿Quién cometió el grave error de imponer solo medidas de austeridad, con exclusión de las que podían haber evitado la recesión? : Frau Merkel, los grandes señores de la U.E. incapaces de oponerse a los deseos de la Frau, y el FMI, de los que el único que al menos ha rectificado es el FMI. Aunque no sirve de nada el saber quién es el responsable de lo que nos está pasando porque el saberlo no nos va a sacar del lio, conviene no olvidarlo sobre todo a la hora de votar a según quien y según qué políticas.  Por poner un ejemplo, los políticos como Zapatero, Rajoy o Mas, que han aplicado sin chistar (al menos hasta ahora) las medidas de Frau Merkel, en mi opinión son casi tan responsables como ella porque debían haber tomado ejemplo de Irlanda e Italia cuyos gobernantes han sido selectivos con las medidas que les imponían y en varios casos, sobre todo en relación con aumentos de impuestos, se han negado a aplicarlas. 

Hay una cosa que no acabo de entender. Si desde el primer día en que esa troika maldita empezó su labor destructiva se han elevado voces advirtiendo del desastre, quizás no muchas al inicio, pero la cosa ha ido aumentando hasta acabar en griterío, y si un economista insignificante como yo se dio cuenta ya a finales del 2010 que íbamos al desastre, ¿Cómo se entiende que prácticamente los únicos que todavía no se han enterado en todo el mundo han sido Frau Merkel y la Unión Estúpida, y el FMI no se ha enterado hasta que el estropicio ya era completo?. Asusta pensar en la irresponsabilidad y el pobrísimo nivel tanto intelectual como profesional de los que más mandan en el mundo, o en las que podrían ser sus verdaderas intenciones.

En el caso de España el asunto es tan grave que creo que estaría más que justificado que el Sr. Rajoy dijese a los tenedores de nuestra deuda externa que vayan a Berlín o Frankfurt a cobrar al menos una parte importante de la deuda. En primer lugar porque el importante aumento de nuestro endeudamiento en los dos últimos años (bastante más de un 10 % del PIB) se ha ido en cubrir el agujero que la recesión Merkel ha provocado en nuestras finanzas en vez de dedicarlo a aminorar la crisis, y además por lo siguiente:

De todos los grandes sacrificios que nos esperan en el 2013, y que se suman a los que ya hemos padecido en el 2012, cerca del 50 % de lo que recortemos se irá en pagar intereses de la deuda. Por supuesto que si hemos de pagar tanto es sobre todo por culpa nuestra, por lo mal que lo han hecho los gestores económicos de los gobiernos en las últimas décadas, pero si la Frau nos hubiese dejado intentar solucionar el problema sin hacernos la vida imposible posiblemente ahora ya estaríamos en la senda de la recuperación en vez de estar en el fondo del pozo y bajando.

En Diciembre 2010, cuando Frau Merkel decidió que había llegado el momento de hacerles todavía más la puñeta a los del sur y, con la absurda y falsa excusa de que el BCE no estaba facultado para este tipo de transacciones  cortó las operaciones de intervención del BCE en los mercados de deuda, nuestra prima de riesgo estaba alrededor de 200 centésimas. Dichas intervenciones, en circunstancias normales, no requerían aportación alguna de fondos adicionales al BCE, no tenían coste o el coste era muy bajo e incluso se podían cerrar con beneficios, no suponían asunción de riesgo adicional alguno por parte de ningún país de la U.E y hasta aquel fatídico día habían funcionado muy bien, sin problemas, y con poco ruido que es como se hacen estas operaciones, hasta el extremo que muchos altos funcionarios de la U.E. ignoraban su existencia. No hay razón para pensar que si las operaciones de intervención del BCE sobre nuestra deuda hubiesen continuado nuestra prima de riesgo no hubiese incluso llegado a niveles bastante inferiores a las 200 centésimas. Por el contrario cuando la Frau cortó las operaciones nuestra prima empezó a subir y en pocos meses se puso peligrosamente cerca del nivel entonces considerado fatídico de 400 centésimas, que finalmente acabó sobrepasando hasta alcanzar más de 600, antes de que la Frau finalmente accediese a que el BCE volviese a la intervención en condiciones draconianas y una vez más absurdas, que en mi opinión van a limitar mucho su eficacia si alguna vez se reanudan, y ahora la prima fluctúa entre las 360 y 450 centésimas, en una demostración más de la bondad del método que destruyó la Frau, porque solo el anuncio que pueden reanudarse las operaciones, aunque sea en condiciones kafkianas, ha atemperado el alto nivel de nuestra prima de riesgo.

Pero el resultado de todas estas fluctuaciones es que en este momento el Estado español efectúa sus emisiones de deuda a unos intereses que son entre un 30 % y un 50 % superiores a los que estaríamos pagando si la Frau no nos hubiese hecho la pascua, en los 2 últimos años hemos estado en niveles altísimos y hemos llegado a emitir deuda por la que estamos pagando unos intereses que suponen mucho más del doble de los que se pagan en las emisiones anteriores a diciembre 2010, gracias a las paranoias de la Frau y la estupidez de los grandes señores de la U.E. Y esto en comparación con el nivel que teníamos cuando el BCE hacía normalmente su trabajo sin que la Frau metiese las narices en el asunto, ya que como he dicho antes, si la Frau los hubiese dejado tranquilos la prima podía incluso haber bajado.

Encima, la segunda ronda de recortes, la de 2013, va a seguir incidiendo directamente sobre el ciudadano de a pie, mientras que las que debían haber sido las dos primeras reformas siguen en el limbo. La reforma de la Administración Pública se va aplazando para que se pierda en la niebla, y de la lucha contra la corrupción, ni se ha hablado ni se hablará, aunque sí es cierto que de corrupción se habla mucho porque los que deberían reformar el sistema para poder usar la información para encarcelar y sancionar a corruptos, no hacen ni propuestas, pero utilizando sus medios de comunicación afines, partidos de izquierda y derecha, de centro y periferia, juegan con dicha información al juego del ¡¡TU MAS!!. Sin duda tenemos que conseguir un país independiente de esta porquería.     

 

Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s