QUIERO LA INDEPENDENCIA.

El sábado 23/2 fui a una agencia de viajes a comprar un billete de Euromed de Barcelona a Castellón, y entonces me enteré que a principios de febrero RENFE ha hecho un “ajuste” de tarifas aplicables a trenes rápidos como el Euromed. Cuando el empleado de la agencia me dijo que el precio del billete a Castellón era solo unos pocos euros inferior al que siempre había pagado por el mismo tipo de billete hasta Valencia, cuando la distancia a Castellón es aproximadamente dos terceras partes de la distancia a Valencia, dije que no lo entendía y entonces me explicó lo que RENFE ha hecho.

Busqué en la página web de RENFE para conocer lo que suponía la subida y acabé deduciendo, porque no lo explican alto y claro, que en el caso del Euromed el porcentaje de aumento estaba solo unas centésimas por debajo del 11%. Pero ese no es el único aumento, hay mucho más. RENFE ha decidido copiar el sistema tarifario de los vuelos low cost. ¿Quiere usted seleccionar el asiento al hacer la reserva?, pues en el caso Barcelona-Castellón le va a costar 5 euros más. ¿Quiere usted tener el derecho a poder cambiar el horario de su billete?, 5 euros más, y así hasta cinco ¿Quiere usted…?, lo que significa que comparando la anterior tarifa con la actual tarifa completa tipo low cost el aumento es cercano al 40%. Que las compañías aéreas low cost usen este tipo tramposo de tarifa entra dentro de lo previsible, pero que las aplique una compañía estatal es una demostración más que muchos de nuestros gestores públicos tienen más de trileros que de administradores.

Solo unos días antes de que RENFE publicase estas tarifas tramposas la señora Ana Pastor, ministra de Fomento, que por ahora lo único que fomenta son las tomaduras de pelo, el corredor central y otros desastres, anunció a bombo y platillo que se habían aplicado importantes rebajas a los billetes de las líneas de AVE para incentivar su utilización y evitar trenes con más empleados que pasajeros, descuentos que provocaron incluso la protesta del Sr. Piqué, Presidente de Vueling. Es decir, como que los dos principales elementos que por el momento nos ayudan a salir de la crisis son la exportación y el turismo, para promocionar todavía más la comunicación entre grandes centros exportadores y turísticos como Guadalajara, Segovia, Ciudad Real, Valladolid o Albacete, con Madrid, que como todo el mundo sabe es el puerto de entrada, salida y de todo en España, primero se construyeron en su día las infraestructuras ferroviarias que precisa la gran aportación de todas esas ciudades a la creación de riqueza en España y ahora se reducen los precios de los billetes de AVE, y como que estamos en crisis y no se puede gastar, con toda lógica y para compensar la rebaja del AVE se pega una subida bestia a un corredor mediterráneo con poco tráfico, que solo conecta villorrios, que es tan poco importante que en buena parte de su trazado solo dispone de una vía y con aportación escasa o nula a la exportación y al turismo del país, donde no ha hecho falta construir un AVE porque no pasaría por Madrid y por tanto sería tirar el dinero, además de que discurre paralelo a la costa y ya se sabe que el salitre lo oxida todo. ¡¡¡NOS TOMAN POR IDIOTAS!!!, aunque quizás lo somos, porque no he oído o leído crítica alguna a esta inmensa burrada.

Estoy por la independencia. Quiero la independencia. Quiero que toda España se independice de la maldita, deshonesta e irresponsable Oligarquía que la controla desde tiempo inmemorial y que ahora representan el PPSOE, los grandes grupos financieros, empresas de servicios públicos, en fin, lo que algún periodista ha definido como la economía y la política del palco del Bernabéu. Una Oligarquía que desprecia al ciudadano, al que considera un siervo, y lo utiliza a su antojo, que ha dejado reducido el papel de la ciudadanía a votar, pagar y callar, a la que engaña continuamente y permite y apoya que se la engañe siempre que sea de acuerdo con ellos. Una Oligarquía que tiene por costumbre traspasar al ciudadano parte de las responsabilidades, costes y trabajos que corresponden a la Administración Pública, con las empresas gestionando y liquidando impuestos y cuotas de Seguridad Social por cuenta de sus empleados y los farmacéuticos haciendo las funciones de gestores de cobros y pagos y banqueros de la Seguridad Social, entre otros casos similares, para lo que la Administración no solo no les da facilidades sino que diseña trámites engorrosos con gestiones complejas, en su mayoría inútiles. Que permite que cuando un ciudadano de a pie resulta perjudicado por un error de la Administración Pública no le baste con denunciarlo, además tiene que responsabilizarse del trámite para solucionar el error, por supuesto a coste del ciudadano, para lo que la Administración nuevamente no solo no le da facilidades sino que procura ponerle las cosas difíciles. Que inventaron el silencio administrativo hace más de 20 años y no ha servido para nada.

Una Oligarquía que no solo permite sino que apoya que las grandes compañías de servicios públicos desde eléctricas a banca, incluyendo autopistas, abusen del ciudadano hasta el extremo que no hay en el continente país con servicios más caros que España, a lo que debe añadirse que en algunos casos como las eléctricas la calidad del servicio está en el polo opuesto, es decir, es de lo peorcito de Europa. Que no se le cae a nadie la cara de vergüenza cuando al dejar su puesto en la administración, los indeseables que han ayudado a estas empresas de servicios a abusar de la ciudadanía son nombrados por estas empresas para puestos que suponen poco trabajo, mal hecho y extraordinariamente bien pagado.   Oligarquía que permite sin mover un dedo que los sectores comerciales del país estén plagados de estafadores que en nombre de grandes compañías les toman el pelo impunemente a los ciudadanos, desde trampas en la venta de activos financieros o estafas telefónicas a publicidad engañosa que ofrece regalos que no lo son, productos refrendados por asociaciones profesionales que no existen, o yogures que curan todo incluidos los pies planos, yogures que en los demás países de la U.E. no tienen los mismos efectos beneficiosos para la salud porque ese tipo de publicidad engañosa contraviene una directiva de la U.E., directiva que a la Oligarquía le trae sin cuidado.

Oligarquía que tiene a la mentira y el engaño como método básico, demostrando diariamente desconocer cualquier otro, y ha hecho de España el paraíso del mafioso, del chorizo, del estafador, del prepotente, del corrupto, del caradura y de todos los de la misma calaña.

Una Oligarquía que con Bankia provoca una de las mayores estafas financiero-bancarias históricas de Europa, con miles de inversores engañados con datos auditados que resultan falsos, sin que el descomunal robo resulte ser responsabilidad de alguno de los muchos chorizos oligarcas, ni en Bankia ni en el Banco de España ni en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y con aquellos que sin duda estarían en la cárcel por el resto de sus vidas si este fuese un país civilizado, con las espaldas bien cubiertas desde el punto de vista económico y legal, y el principal responsable del banco recolocado en uno de esos empleos pestilentes e inmorales en una empresa privada de servicios públicos, como no podía ser de otra forma.  

Una Oligarquía que no construye infraestructuras allí donde generan más riqueza o son económicamente más viables, sino donde el Presidente o Ministro de turno y a su gente y sus chorizos les interesa. Una oligarquía que ha gestionado el territorio como si fuese el patio trasero de su casa, hasta conseguir que planes urbanísticos que en los países civilizados son fijos con revisiones periódicas a largo plazo, en España duran como mucho unos pocos días y admiten modificaciones continuas al gusto del oligarca chorizo de turno. Oligarquía que roba el dinero de todos o permite que otros lo hagan porque interesa al partido o a la empresa, y para que nadie pueda tener el mal gusto de mandarles a la cárcel han permitido y apoyado que nuestras muchísimas e inútiles leyes sean un cúmulo de despropósitos y la Justicia del país sea tan desastrosa e inútil que en mi opinión requiere derribo y nueva construcción.   

Una Oligarquía que permite una Hacienda Pública que actúa correctamente sancionando con contundencia a cualquier ciudadano de a pie que cometa un error o irregularidad fiscal, pero que no persigue a los grandes defraudadores, muchos de ellos miembros de la misma Oligarquía, hasta el extremo que cuando recibe información casual o denuncias sobre fraudes fiscales que afectan a algunas de las grandes fortunas del país procuran obviarlo, y si no pueden evitarlo permiten al gran defraudador regularizar la situación evitando sanciones multimillonarias.

Una Oligarquía que no defiende a la ciudadanía de las políticas de recortes Merkel, ni tan solo en el aumento desorbitado de impuestos que es la principal razón de la actual recesión Merkel, como les podía haber anticipado el alumno más estúpido de la peor escuela de economía del mundo y que italianos e irlandeses se negaron a aplicar. Que no solo no defienden al país de la estupidez de la U.E. sino que en mi opinión están encantados con la excusa que les ha proporcionado Frau Merkel para poder cargar la totalidad del esfuerzo contra la crisis sobre el ciudadano de a pie, y no tener que actuar sobre la propia Administración, en especial sobre los miles de altos funcionarios, diputados y demás que no aportan nada de nada pero nos cuestan miles de millones.

Una Oligarquía que tarde o temprano, espero que temprano, tendremos que tirar al mar, mejor al Cantábrico que al Mediterráneo porque es más profundo.

Para finalizar el tema, como catalán creo que esta Oligarquía está gestionando los planteamientos independentistas de Catalunya utilizando mucho más sus posaderas y aparato reproductor que el cerebro. Hace un par de semanas me dio un tremendo ataque de envidia profunda, que me durará mucho, cuando leí en The Economist que tanto el gobierno escocés del Sr. Salmond como el de Londres del Sr. Cameron ordenaron por separado a comisiones de expertos entre los que había premios Nobel de Economía  la confección de un informe sobre las consecuencias económicas y fiscales de la independencia de Escocia, y una vez publicados ambos informes resulta que vienen a decir más o menos lo mismo siendo las únicas divergencias las referidas a la situación en relación con la U.E., aunque ambos han dado también la misma razón para esa divergencia : la falta de concreción de la normativa europea para el caso de una secesión del territorio. Mientras tanto en España el hecho de que en el Reino Unido ambos bandos actúen con la mínima inteligencia y honestidad ni se menciona y en relación con Catalunya solo se hacen burradas y se oyen rebuznos cada vez mayores. Empiezo a dudar que España y el Reino Unido sean países del mismo continente o incluso del mismo planeta habitado por el mismo tipo de seres.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s