LOCURA HISPANA.

Vaya semanita. Por si la crisis no fuese suficiente para mantenernos preocupados, esta semana se presenta el Sr. Ministro del Interior en el Parlamento y hace una gran demostración de inmoralidad política, que en cualquier país normal sería inadmisible, aceptando sin inmutarse, varios meses después de la fecha en que debió hacerlo, que en el ministerio hay policías que hacen su trabajo con eficacia, pero también hay funcionarios que juegan con la información veraz, menos cierta o totalmente falsa y alimentan con ella a los voraces medios de información, y que ni el Sr. ministro ni nadie en el ministerio sabe distinguir entre buenos y malos, para a continuación demostrar su gran desfachatez afirmando que aunque sigue sin saber quiénes son, si alguien le toca las narices a él o a su gobierno,  volverá a soltar a los malos.

Para completar el cuadro, el Tribunal de Justicia de la U.E. decide que las leyes que rigen los créditos hipotecarios en España incumplen gravemente una directiva que tiene solo 20 años. No creo que falten más demostraciones de que nuestra Oligarquía está al servicio de las grandes empresas, en especial las de servicios y contra la ciudadanía, y que no la escucha por más que grite y se manifieste, por más razón que tenga y por más razonables que sean las propuestas, como lo son las de la Sra. Colau. Hay bastantes directivas de la U.E. que nuestra Oligarquía se pasa por donde no suena, como la que he mencionado varias veces referida a la publicidad engañosa, que también tiene algunas décadas de antigüedad, y otras que se cargarían el sistema tarifario de las eléctricas y sus políticas referidas a las energías renovables.

Y encima el juez Bermúdez, el del 11-M, quiere investigar a los empresarios que financiaron el pastel Bárcenas, y el corte ha sido tan contundente que si no se aparta a tiempo se dejará algún trozo de carne y algún hueso en la aventura. Este señor no se entera que por ahora el único condenado en el caso Gurtel es el juez que lo inició.

Ahora sentaros porque lo que voy a contar es propio del peor de los manicomios. Aunque la explicación sea un poco larga procurad llegar al final porque os sorprenderá. El miércoles 13 en Barcelona hizo una mañana a la inglesa, con lluvia persistente y continua. Hacia el mediodía subía por el Pº de Gracia y harto de tanta agua entré en una cafetería para tomarme un café. Al situarme en la barra resulta que a mi derecha estaba Juan, un antiguo compañero de Motor Ibérica, ingeniero, que era la cabeza pensante en temas de logística, y con el que además siempre mantuve una excelente relación. Nos sentamos en una mesa y charlamos durante más de una hora.

Después de explicarnos la vida en versión abreviada, me dijo que forma parte del comité ejecutivo de Fermed, organización privada sin ánimo de lucro que es uno de los principales impulsores del corredor mediterráneo. El tema me interesa porque el hecho que todavía no esté construido es para mí uno de los mayores misterios totalmente incomprensible de la actual España oscura y absurda, y además porque desde hace un par de años voy con frecuencia a Valencia en el Euromed, y a pesar de que no he hecho un solo viaje en que el tren no circulase con una muy elevada ocupación y en bastante más de una ocasión he viajado en vagones con todas sus plazas ocupadas, no solo la línea no es AVE sino que su nivel de equipamiento es bastante pobre hasta el extremo de que hay varios tramos con una sola vía y por razones de tráfico un tren como el Euromed efectúa en ocasiones paradas de bastantes minutos en medio de la nada, y mientras esto ocurre se está construyendo otra línea absurda de AVE, esta vez de donde siempre salen todos a Galicia, cuya ocupación nunca llegará más que a una pequeña fracción del Euromed. Por todas estas razones estuve un buen rato hablando con él del asunto y me enteré de algo que me dejó absolutamente pasmado y convencido de que nuestra Oligarquía gobernante es capaz de las mayores locuras y estupideces.

Primero confirmé algunas cosas que ya sabía o intuía. En primer lugar nuestros gobiernos están ciegos y perdiendo una gran oportunidad, porque la mayor parte de los buques que procedentes de Asia transportan mercancías a Europa y viceversa, para ahorrarse millas y la congestión del puerto de Rotterdam, prefieren operar desde puertos mediterráneos bien comunicados con el centro de Europa. Se ha iniciado una carrera para posicionarse en que todos, franceses desde Marsella, italianos desde Génova e incluso griegos desde El Pireo, corren todo lo que pueden, y aquí en España los puertos de Barcelona y Sagunto están haciendo un gran esfuerzo inversor privado que les permitirá ser competitivos el día que un montón de imbéciles de Fomento se enteren de que existe esa carrera, que hace tiempo que empezó y dejen de poner palos en las ruedas del corredor mediterráneo.

También me confirmó que en Fermed creen conocer la razón del porque a pesar que hace décadas que los técnicos de la U.E. se decidieron por el corredor mediterráneo como prioritario, porque lo consideran idóneo y también porque califican al corredor central de barbaridad económica, y desde hace unos años esta decisión ya es oficial, el Ministerio español de Fomento, a pesar de que ha sido rechazada varias veces, sigue insistiendo en la propuesta de incluir al corredor central también como prioritario. En realidad se trata de una propuesta tramposa porque si la U.E. decidiese que los dos corredores son prioritarios, entonces la prioridad final la decidiría el gobierno español, y eso sería el fin del corredor mediterráneo porque en Fermed están convencidos que el único corredor que se acabaría construyendo sería el central.

Me puso un ejemplo para demostrar que los temores de Fermed son fundados, y fue cuando me contó lo que me dejó anonadado. Según él, la gran suerte que tenemos los españoles  en general y en especial los mediterráneos es que, al contrario que en la gran mayoría de decisiones de la U.E., en este caso la decisión es estrictamente técnica y el politiqueo no tiene peso. Afortunadamente es así, porque la última intentona de Fomento es digna de inscribirse en los Guinness como record universal de la estupidez y la locura obsesiva.

Me dijo que la semana anterior técnicos de la U.E. habían informado a Fermed que Fomento había tanteado la posibilidad que el corredor mediterráneo se construyese como está previsto pero solo desde Algeciras hasta Valencia, y a partir de allí, para aprovechar líneas de AVE ya construidas, el trayecto sería Valencia-Madrid-Zaragoza, y a partir de Zaragoza habrían dos alternativas, una que enlazaría con el trazado del corredor mediterráneo por Lleida y Tarragona y otra en un nuevo ramal siguiendo el trazado planteado para el corredor central a través de Huesca y del túnel monstruoso a construir a través de los Pirineos. O sea, quieren transformar el corredor mediterráneo en otra línea de AVE absurda, porque los del ministerio de Fomento todavía no se han enterado que el área que cubre el cinturón mediterráneo concentra más de la mitad de la capacidad exportadora del país, tanto a nivel global como por sectores, agricultura, industria y servicios (turismo), y muchísimo menos tienen la más remota idea que la mayor parte de ese potencial se encuentra precisamente en el tramo entre Valencia y la frontera francesa, y en su irresponsable ignorancia piensan:  como que no nos podemos cargar el corredor mediterráneo mediante el politiqueo, que es lo que hacemos mejor, lo transformamos en parte en corredor central que además cumple la obsesión enferma de que pase por Madrid, nos ahorramos el tramo AVE Valencia-Tarragona, y en su lugar construimos la parte norte del corredor central que incluye el túnel más caro de la historia. Pura locura hispana. ¿Pero, en manos de qué tipo de locos, merluzos y estúpidos está este país?.

Curiosamente al día siguiente jueves 14, ya con mejor clima, leí en la página web de El Periódico de Catalunya un artículo fechado en miércoles 13, informando que el ministerio de Fomento ha desmentido cambios en el trazado del corredor mediterráneo después que el lunes 11 apareciesen varias informaciones en el sentido que el tramo Valencia-Castellón-Tarragona había desaparecido del trazado del corredor, noticia a la que, de no haber mantenido la conversación con Juan, no hubiese prestado ninguna atención. Me imagino la escena: los merluzos de Fomento tantean a los técnicos en Bruselas, los técnicos de la U.E. tienen que ser asistidos por los espasmos provocados por sus propias carcajadas, la risotada es tan sonora que la ministra Ana Pastor la oye desde su despacho en La Castellana, y cuando se entera del origen y razón de las risas decide poner el freno y marcha atrás del tanteo de nuevo trazado, pero la orden llega tarde, algún periodista ya se ha enterado, y deciden desmentir cualquier cambio de trazado, que por supuesto es invención de periodistas. Como si nuestra imagen actual de país serio? fuese como para que nuestros ministerios vayan haciendo propuestas abracadabrantes a la U.E.

 

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s