RESPUESTA AL SR. ORTIZ.

Reproduzco a continuación el texto de un mail que ha mandado a mi dirección electrónica privada Dn. José Ortiz Pavía, lector ocasional de mi blog, junto con un texto sobre la Guerra de Sucesión que adjunto por si alguien está interesado, y a continuación contesto al mensaje.

Utilizo esta vía para responder porque creo que un debate debe ser público ya que la opinión es libre, o debería serlo.

Texto del Mail.

Recordando la Historia de España.

La historia puede manipularse fácilmente para consumo interno, con el fin de dominar a las masas en beneficio de las oligarquías, tan pujantes especialmente en regiones de nacionalismo radical  y dominio político que ampara su impunidad.

El 11 de Septiembre de 1714 fueron derrotadas definitivamente las tropas partidarias del Archiduque Carlos en la guerra civil española paralela a la internacional que había concluido con el Tratado de Utrecht.

Como castigo por su posicionamiento en contra del pretendiente centralista Borbón, Valencia, Aragón y Cataluña perdieron sus fueros, privilegios, exenciones y libertades por decreto del 29 de Julio de 1.707. 

Los partidos nacionalistas radicales catalanes han dado a la celebración de tal fecha un carácter secesionista y contra el resto de España, sin la menor justificación histórica  de lo que fue la Marca Hispánica bajo el poder de los reyes francos y del Reino de Aragón. 

Los ingleses se apoderaron de Gibraltar, paraíso fiscal que vive a costa de España y nido de contrabandistas que protegen sin tapujos.

Aprovechando los conflictos internos de España y la debilidad de los gobiernos, se ha extendido Gibraltar escandalosamente fuera de los términos del citado Tratado de Utrecht…y lo siguen haciendo impunemente.

Quosque tandem abutere, Catilina, patientia  nostra.

100914 HISTORIA DE ESPAÑA- Guerra de Secesión

Respuesta.

Mire señor Ortiz, No se quien ha escrito el texto de su mensaje ni el documento sobre la Guerra de Sucesión que adjunta, pero tengo la impresión que no me queda más remedio que de entrada reconocer que por nacimiento formo parte de esa masa catalana que se deja engañar y manipular por dirigentes nacionalistas oligárquicos y, dado que nuestra capacidad intelectual es tan limitada, una gran mayoría de nosotros, incluidos los que no reclamamos la independencia,  está convencida que en el resto de España todavía no se han enterado que la pluralidad cultural es una riqueza a preservar y no tienen ni la más zorra idea de lo que hace años está ocurriendo en Catalunya a consecuencia de políticas del gobierno central que en nuestra total ignorancia consideramos absurdas e incongruentes en razón de lo lavado que está nuestro cerebro. Desgraciadamente no formamos parte del grupo social escogido por Dios, la Patria y el Rey, para iluminar el camino de la España Una, Grande y Libre, y no nos tomamos en serio los designios de una Oligarquía muy poderosa pero beneficiosa para la grandeza de España, que desde Madrid, isla de tierra adentro, decide quien tiene razón y quien anda errado.

También creo que debo agradecer al autor o autores de los escritos el que me hayan ayudado a romper uno de los bloqueos mentales con que los nacionalistas emponzoñaron mi cerebro, porque yo estaba convencido que fueron los ejercitos borbónicos los que en 1714 asediaron y ocuparon Barcelona defendida por catalanes que se negaban a su total y completa absorción incondicional por España, y a mi avanzada edad gracias a Dios me entero que los que murieron defendiendo la ciudad eran germánicos (sin duda esta debe ser una de las bases del nazismo catalán), y que los catalanes estaban en el ejercito borbónico que finalmente entró en la ciudad.

En justicia también debo felicitar al autor o autores por la cita de Josep Pla que aparece al inicio y en el último párrafo de la lección sobre la Guerra de Sucesión, porque afortunadamente la pregunta del gran escritor catalán:  ¿Tendremos algún día en este país una auténtica y objetiva historia?…tiene ¡por fin! respuesta positiva, porque estoy convencido que el autor o autores de los escritos saben que dicha auténtica y objetiva historia de España ya existe desde que en el 2010 se publicó un trabajo impulsado desde 1998 por José María Aznar y Esperanza Aguirre para acabar con el desbarajuste de las distintas versiones de la Historia de España. Se trata del Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia, que costó 6,4 millones de Euros a nuestros bolsillos y en el que afortunada y definitivamente  queda todo aclarado, incluso lo relativamente más cercano, como cuando en el mencionado Diccionario se califica al régimen de Franco de un poco autoritario pero en ningún caso dictatorial, y se acusa de dictatorial al gobierno de Negrín, salido de las urnas. La verdad y nada más que la verdad, ¡¡Ya era hora!!.

Por otro lado me parece muy correcto que el autor del escrito seleccionase a Josep Pla para citar la opinión de un catalán ilustre, porque Josep Pla era más franquista que el propio general, y lo sé por habérselo oído decir a él mismo ya que era amigo de mi familia en Girona.

En relación con mi última nota sobre el asunto Gibraltar y el porqué establezco el paralelismo entre Gibraltar y Catalunya, puedo decirle que cuando el lio se inició nuestro propio Ministro de Exteriores afirmó rotundamente que los bloques arrojados al mar eran 300 y que la cifra de 70 que daban en Gibraltar era falsa. Posteriormente, como que la empresa que los había suministrado y facturado era española, y ante evidentes riesgos documentales ya nadie habló más de los 300 bloques. También al inicio nuestro Ministro afirmó con igual o incluso mayor rotundidad que el cobrar una tasa por transito por la frontera era totalmente legal. Una de las primeras cosas que la U.E. ha hecho, al tan solo plantearse intervenir en el asunto, ha sido aclarar que dicha tasa es ilegal. Comprenderá que lo compare con lo que hace tiempo está ocurriendo en relación con Catalunya y que me fie mucho más de The Economist que de nuestro señor Ministro.

Un último comentario sobre el tema Gibraltar. Pretender, como hacen muchos, que las indicaciones topográficas o geográficas de un Tratado de principios del siglo XVIII, que sirven de poco más que para sentarse a discutir donde se trazan las líneas sobre el mapa, permiten delimitar con exactitud y precisión aguas territoriales y territorios en tierra, es de un absurdo total.

Hace tiempo que pienso que la movida independentista en Catalunya es parte independentismo y parte hartazgo, y que el número de independentistas aumenta porque cada vez son más los catalanes que creen que con España ya no hay nada a hacer, ni a intentar, ni a dialogar. Yo todavía no estoy en ese grupo y por esta razón me sulfura la estrategia absurda y nada inteligente de la Oligarquía de esa isla rodeada de España por todas partes que llaman Madrid, que es totalmente incapaz de analizar problemas con otra óptica que no sea la que arrastran desde el siglo XVI. Sobre la referencia catilinaria, vaya usted a saber de qué lado está Catilina, porque a muchos catalanes hace tiempo que se les acabó la paciencia.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s