VICTUS.

Acabo de leer “Victus, Barcelona 1714” de Albert Sanchez Piñol y tengo que decir que es un libro muy recomendable, no solo para los catalanes, sino para todos.

Una de las razones por las que el libro vale la pena es que curiosamente, al menos en mi caso, la guerra de Sucesión es uno de los momentos de la historia de España sobre los que tenía una extraña nebulosa, probablemente debida a que cuando yo era joven los libros docentes de historia es seguro que la explicaban según la versión borbónica y edulcorada de la guerra y los profesores que tuve probablemente evitaron profundizar en la explicación y pasar de puntillas sobre el tema.

Creo que una de las virtudes del libro es la objetividad, porque aunque escrito desde el punto de vista de un barcelonés que es el personaje central del libro, Sanchez Piñol acertadamente dibuja una persona sumamente cínica y un total antihéroe, lo que le permite una transcripción fría de los acontecimientos. Describe muy bien una guerra brutal y salvaje, con elevado nivel de fanatismo en ambos lados, y es en especial revelador cuando describe la actitud, motivación e intereses de las dos dinastías, que actúan siempre como si la población civil no existiese o fuese algo, ni tan solo alguien, insignificante y desechable.  No he sido nunca monárquico, y después de leer este libro probablemente no lo seré jamás.

Como que de hecho la guerra de Sucesión fue un conflicto europeo he comprobado si algunas páginas web serias de historia confirmaban la objetividad del libro, y así es, por supuesto en lo que se refiere a acontecimientos específicos de la historia, antes y después de la toma de Barcelona.

Otro aspecto totalmente claro en el libro, y fuera de él, es que al inicio de la guerra Catalunya era un país independiente dentro del Reino de España, que tenía sus propias leyes constitucionales, su propio ordenamiento jurídico, su propia moneda, uno de los  parlamentos más antiguos de Europa, y entre muchos otros detalles de independencia su única obligación fiscal con España era contribuir, con una cifra que se negociaba caso por caso, a la financiación de las guerras que emprendía el Reino, y también que fue el incumplimiento por parte de Felipe V de sus compromisos de respetar totalmente su independencia lo que acabó siendo la principal razón que provocó la resistencia de Catalunya.

El gran héroe del libro es el pueblo, y los villanos están en ambos lados, alguno de los peores en el bando catalán. Una de las situaciones que describe el libro es muy interesante porque demuestra que no han cambiado tanto las cosas. Los catalanes no habrían ganado nunca la guerra, pero en la primera parte del largo cerco a Barcelona, podían haber asestado dos muy duros golpes al ejercito que los tenía cercados, que probablemente habrían provocado el fin de la guerra con un acuerdo de paz mucho más beneficioso que las barbaridades que los catalanes tuvieron que soportar después de la derrota. El gran líder militar de los sitiados era un castellano, nacido por casualidad en Barcelona, el general Villarroel (que es a quien deberían ofrecer flores el 11 de septiembre), hábil e inteligente estratega, pero que se encontraba a las ordenes del poder político, en aquel entonces representado por una aristocracia catalana, dirigida por Rafael de Casanovas, que demostraba tanto desprecio por el pueblo como las monarquías beligerantes. Las dudas, miedos, estupideces y decisiones absolutamente incomprensibles de este poder político fueron las que ataron a Villarroel de pies y manos y dieron al traste con las pocas posibilidades catalanas.

También hace una excelente descripción, aunque limitada al tema del libro, de la guerra europea que estalló como consecuencia del problema dinástico español, y de la forma en que las monarquías austracistas, por un cambio del guión de la guerra, dejaron a Catalunya sola frente a los borbones, con especial referencia a los ingleses, que siempre defienden sus intereses con cierta obsesión, aunque manden a paseo a medio mundo.

En mi caso al menos, una de las conclusiones de la lectura del libro es que la raíz del actual problema de encaje de Catalunya y España se encuentra en lo ocurrido en aquella época y en especial en la actitud de la dinastía Borbón, cuya dureza contra la zona rebelde del Reino sorprendía incluso a sus aliados franceses, que actuó contra el último resistente a su entronización, Catalunya, con una virulencia, represión y barbarie propias del peor invasor medieval, y que creo está en el origen de la absurda catalanofobia que todavía lucen hoy día demasiados, españoles y que tarde o temprano habrá que darle solución de una manera u otra, aunque la actitud “dialogante” al estilo de “lo tomas o lo tomas” del gobierno del PP, y en general de la Oligarquía que reside en Madrid nos alejen cada vez más de la solución.

Una vez concluida la guerra, los catalanes pasaron a ser los parias traidores del Reino, soportando multitud de imposiciones, sanciones y prohibiciones, algunas de las cuales estaban todavía vigentes en el siglo XIX. No es de extrañar que muchos españoles de hoy en día demuestren fobia heredada e inconsciente contra todo lo que viene de Catalunya, que además la caverna mediática se encarga de ampliar.

Para acabar os recomiendo la lectura de los dos documentos adjuntos. Uno es un artículo de Francesc Marc Alvaro publicado en La Vanguardia el jueves 3 de octubre que de alguna manera demuestra la vigencia de la catalanofobia por un método tan sencillo como comparar el diferente trato que se da a vascos y a catalanes, y el segundo es un extracto traducido de un documento que me mandó mi amiga Carina sobre algunas de las normas de aplicación en Catalunya y a los catalanes que impuso Felipe V, y la verdad, algunas son tan estúpidas que hacen dudar de la salud mental de los que las impusieron. También veréis a continuación dos discursos gráficos de Batllori publicados estos días en La Vanguardia (si son demasiado pequeños haced clic sobre ellos y se ampliará la imagen).

BATLLORI RENDICION

BATLLORI DIALOGO

LVGETANO

FELIPE V

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s