PATRIOTERISMO POPULAR.

En una nota que publiqué el 13 de septiembre pasado comenté que en una visita a Gibraltar me habían explicado que en los últimos años de su legislatura el gobierno Zapatero y el de Gibraltar llegaron un acuerdo para la utilización conjunta del aeropuerto del peñón, pero en 2012 el gobierno del PP a través del Ministro de Exteriores García Margallo, y a pesar del inmenso cabreo de las autoridades españolas de la zona, concejales del PP incluidos, canceló unilateralmente el acuerdo, que habría beneficiado a Gibraltar, pero mucho más a la zona alrededor de Algeciras y La Línea.
La burrada fue grave porque ya se habían iniciado las obras y la excusa fue que la pista del aeropuerto de Gibraltar estaba en parte en terreno ganado al mar en aguas objeto de litigio sobre el tratado de Utrecht, y está claro que si uno es burro perdido debe exigir claridad absoluta en las rayas del mapa en una zona de utilización conjunta.
En aquella ocasión el PP ya demostró que con sus decisiones patrioteras da satisfacción a sus muchos votantes que prefieren que la irracionalidad se imponga sobre el interés de la ciudadanía, o que son capaces de crear y empeorar graves problemas, si lo que está en juego es su concepto de orgullo patrio al más puro estilo franquista, y que en estos casos, como está ocurriendo también con Catalunya, la única respuesta es la contundencia sin contemplaciones. Por ponerlo en otros términos, no saben hacer la O con un canuto a menos que el canuto luzca los colores de la enseña nacional y al dibujar la O suene la Marcha Real, el Himno de España. Pero encima acaban de redondear la burrada con otra igual o peor.
Esta semana el Consejo de Ministros de Transporte de la U.E. ha aprobado el Reglamento SES (Single European Sky) o Cielo Unico Europeo con el voto en contra del Reino Unido porque en él se excluye el aeropuerto de Gibraltar. Inicialmente el aeropuerto del peñón estaba incluido en el Reglamento porque es una barbaridad excluir de él a cualquier aeropuerto que se encuentre en territorio europeo, pero la Ministra Ana Pastor amenazó no solo con votar en contra, como han hecho los británicos, sino con vetar totalmente el Reglamento e impedir la aprobación de la normativa sobre la que se viene trabajando desde 2004, alegando que se trataba de “una cuestión de Estado de interés vital para España, ya que afecta a su soberanía e integridad territorial”, y en medio del cabreo generalizado de los expertos que lo han confeccionado, se aprobó el Reglamento con la burrada de excluir un aeropuerto, porque al PP le molesta que la bandera española no ondee sobre una roca, eso sí, una roca inmensa. Es tremendamente injusto que los españoles no seamos conscientes de que Ana Pastor y el gobierno Rajoy nos han salvado la vida al preservar “intereses vitales para España”.
Si el Reglamento SES hubiese supuesto solo ventajas, la postura y la actitud del gobierno español ya habrían sido sumamente vergonzosas, dignas de la desprestigiada Marca España, pero lo tremendamente grave es que el SES no supone solo un plan para favorecer y facilitar la promoción de los aeropuertos europeos, su mejora en términos logísticos y de organización y otras ventajas, además supone una ampliación de funciones y potenciación de Eurocontrol, el organismo europeo que controla el tráfico aéreo, la coordinación entre aeropuertos, y en suma la seguridad aérea, y nuestra Ministra cometió una soberana estupidez, sin duda siguiendo una orden profundamente idiota de nuestro gobierno, presionando por encima del límite de la decencia con amenazas que ponen en peligro muchos recursos y miles de horas dedicadas a desarrollar el SES, y finalmente consigue que se apruebe con la inmensa y absurda barbaridad de excluir un aeropuerto, lo que sin duda afectará a la eficacia total del sistema. Por esta razón el Consejo de Ministros de Transporte lo ha aprobado, pero con la condición de que España y el Reino Unido se pongan de acuerdo cuanto antes para poder aplicar el SES a todos los aeropuertos de Europa, posiblemente con la esperanza de que los franquistas dejen pronto de gobernar España por mayoría absoluta y se pueda solucionar el problema civilizadamente y sin dictaduras, intimidaciones ni idioteces.
Pero es que desde el punto de vista español la cosa es todavía peor, porque con una excusa patriotera, trasnochada y profundamente estúpida, resulta que lo único que han conseguido es que hagamos un ridículo espantoso, pero sobre todo que en una de las zonas turísticas más importantes del país se inserte un aeropuerto excluido del sistema de seguridad aérea europeo, que además es el primer aeropuerto europeo en el oeste lindante con Africa, el primero que debería controlar algunos de los vuelos que acaban de hacer la transición del centro de control de Marruecos al sistema de control europeo, que a partir de ahora podría funcionar a su aire, incumpliendo normas europeas de navegación aérea, ni preocupándose por coordinar con otros aeropuertos, ni tan solo en situaciones de emergencia, con lo que el nivel teórico de seguridad aérea del sur de España, y mientras no se rectifique la asnada, tendrá un claro techo de nivel como mucho medio. Y aún gracias que el Reino Unido está gobernado por políticos que no están como un cencerro y que los controladores del aeropuerto de Gibraltar son británicos, que en el mundillo aeronáutico están considerados como los más fiables del mundo.
Por cierto, en la prensa española, y en los pocos medios que lo mencionaron, no he leído un solo comentario sobre esta desastrosa noticia que no dé la imagen de una rotunda victoria española sobre el Reino Unido, con lo que este tema se transforma en un concurso para determinar quién es más berzotas: periodistas o políticos, aparte que si esta burrada es calificada como una victoria, ¿Qué animaladas harán en las derrotas?.
Estos son los mismos criterios y actitudes desquiciados, esperpénticos y estúpidos con que están negándose a solucionar el problema de Catalunya, con lo que a pesar que no me entusiasma la independencia, entre otras cosas porque todavía no sé cómo se va a organizar, cada vez me veo más independiente.
Como que en el PP sueltan las burradas a pares, esta misma semana el recién nombrado Ministro de Justicia Rafael Catalá, en una conferencia en que una vez más acusó y calificó a un movimiento cívico, pacífico y no excluyente como el independentismo catalán de nazi totalitario, y esta vez nada menos que por razones filosóficas, ha dicho “resulta urgente deshacer esa idea letal que se trata de difundir desde algunos ámbitos de que la política es lo opuesto a la Ley”. Que yo sepa, excepto él, nadie ha dicho tamaña barbaridad, lo que si viene diciéndose en Catalunya desde hace tiempo es que no puede limitarse la democracia con leyes inexistentes, con leyes que se aplican con la flexibilidad de un chicle usado, aquí sí, allí no, activada donde no debería aplicarse, y con altos tribunales corruptos que deciden a la orden con demasiada frecuencia. ¿Cómo puede aceptarse en un país por muy mínimamente serio que sea que nada menos que el Ministro de Justicia suelte tamaña barbaridad?.
Dolores de Cospedal también soltó una burrada similar referida al nazismo catalán, pero en su caso la noticia sería que dijese algo con un mínimo de sentido.
Lo dicho, todo y no ser un independista convencido, cada vez me veo más independiente, no por lo bien que lo hacen los independistas, o lo atractivo del proceso, sino por lo catastróficamente mal que lo están haciendo los franquistas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s