LA ISLAMOFOBIA ES CULPA NUESTRA.

¿Por qué será que para muchos políticos y periodistas por más barbaridades que cometa el Islam, la culpa de todo la tenemos siempre los occidentales?.

En muchos países europeos hay preocupación por la creciente islamofobia, y a sus desastrosos líderes políticos no se les ocurre otra cosa que acusar como responsables últimos y únicos del problema a sus propios ciudadanos.

Después que países y grupos islámicos radicales han cometido salvajadas que incluso en la edad media se habrían considerado como a tales, que cristianos y otros no musulmanes son asesinados por docenas cada día en algún país musulmán, que quien más, quien menos, todo el mundo ha podido comprobar la tremenda prepotencia musulmana radical, que ejercen incluso en nuestra propia casa, porque el Corán les enseña que el infiel es un ser inferior y se ofenden a la más mínima, que los musulmanes radicales hayan demostrado hasta la saciedad que no aceptan nuestras leyes ni están dispuestos a acatarlas porque no se basan y son contrarias a la Ley Coránica, y se mantienen aparte sin integrarse en absoluto en nuestra sociedad, después del terrorismo islámico que solo tiene por objetivo provocar el máximo número de víctimas, y muchos etc., lo lógico es que como reacción aparezca el problema de la islamofobia, pero quien debería estar rompiéndose la cabeza para encontrar una solución al problema no son solo los gobiernos occidentales sino sobre todo los musulmanes moderados, si es que existen.

Para empezar, de lo que se califica como islamofobia debería eliminarse lo que es simple crítica al Islam. Los musulmanes radicales han conseguido, apoyados por la estupidez buenista, que cuando en Europa y USA alguien les critica aunque sea con evidencia aplastante y sin insultar ni inventarse nada, enseguida se le califique de islamofobo. Siguiendo el mismo criterio que la idiotez buenista aplica al Islam, Europa está plagada de cristianofobos, porque, de largo, la religión que más criticamos es la que forma la base de nuestra propia cultura.

En su mensaje de fin de año, Frau Merkel dedicó buena parte de su discurso a dar lecciones de buen comportamiento con el Islam a sus conciudadanos, y a atacar duramente a la islamofobia, y sin embargo no mencionó a los musulmanes moderados ni una sola vez. Lo mismo hicieron todos los líderes políticos europeos que se han referido al problema y que están muy preocupados con la islamofobia. En casi todos los países europeos el número de musulmanes es alto y creciente, en muchos países se cuentan por millones y la suma de todos los de Europa es una cifra considerable de millones, y sin embargo a la hora de condenar las barbaridades islamistas de todo tipo da la impresión que solo son unos pocos miles, como mucho un par de miles, y, a pesar de la gran amplificación que les proporcionan algunos medios de comunicación, las condenas de las salvajadas de sus hermanos de religión son escasas, poco o nada contundentes, y con frecuencia acompañadas de justificaciones basadas en insultos o incomprensión occidental.

La estupidez buenista, con sus reacciones desproporcionadas e incongruentes, ayuda mucho al crecimiento de la islamofobia. Grupos activistas de homosexuales se manifiestan con mucha dureza contra la Iglesia porque esta considera que la homosexualidad es pecado, y las chicas de Femen corren por el interior de las iglesias con los pechos al aire por el trato retrogrado que la iglesia da a la mujer, pero, a pesar que el Islam trata a ambos muchísimo peor que lo hace la Iglesia, a unos los ejecutan y a las otras las encierran en casa, nunca los he visto manifestarse delante de una mezquita, no ya de un país musulmán donde la manifestación les podría costar la vida, sino de cualquier mezquita en Europa, más todavía cuando la lista de los homosexuales atacados por musulmanes en la propia Europa empieza a ser kilométrica. Curioso ¿verdad?.

También ayuda a la islamofobia el hecho que aunque se persigan acciones concretas a favor del yihadismo, siguen disfrutando de libertad total de movimientos, y solo se controla y detiene a los grupos más activos, mientras jamás se han tomado medidas contra las muchas mezquitas donde se predica la victoria final del Islam y su predominio en todo el mundo, es decir, el discurso yihadista.

¿Alguien se extraña entonces que la islamofobia, pero no la que se inventan los buenistas, sino la de verdad, la que va a por ellos de mala manera, esté creciendo en Europa?.

La solución al problema no está en limitarse a organizar manifestaciones a favor del multiculturalismo y acusar a los ciudadanos como hacen todos los políticos europeos, sino en actuar con sentido común en los temas antes mencionados que favorecen la islamofobia, y también presionar  y exigir a los musulmanes moderados que demuestren que realmente lo son, y que a pesar de la unidad de la religión que les impuso Mahoma como obligación fundamental pero que por muchísimas razones la han roto infinidad de veces, la rompan una vez más y empiecen a presionar, desautorizar y condenar de forma mayoritaria, clara e incontestable las barbaridades de sus radicales, hasta que los ciudadanos europeos podamos ver una línea muy clara y muy bien definida que separe a radicales y moderados en el Islam, sobre todo porque de esta forma nuestros políticos tendrán toda la razón al pedir respeto por los musulmanes moderados y se podrán olvidar de las fobias, porque aplicar una cierta islamofobia al Islam radical está más que justificado, y solo tendrían que controlar que no degenerase en violencia física o verbal.

Los periodistas que tienen la manía de que todo es culpa nuestra también contribuyen al crecimiento de la islamofobia y el pasado sábado 3 de enero La Vanguardia publicó un extraordinario ejemplo de esta manía en un artículo de Rafael Jorba titulado “el Islam de las Tinieblas”. El artículo demuestra que incluso un periodista de cierto prestigio y con una producción importante y de nivel en otros temas, puede patinar enormemente si se mete a comentar el problema musulmán sin profundizar lo suficiente y siguiendo la tendencia general de muchos periodistas sobre el asunto, porque, aparte achacar el origen de las barbaridades musulmanas a las agresiones occidentales, mantiene una tesis realmente sorprendente. Jorba califica al Islam actual como el de las tinieblas, a nivel equiparable al cristianismo de la edad media, y sostiene nada menos que la islamofobia, el odio al Islam, va a impedir que aparezca el Islam de las luces, equivalente a lo que fue la época de las luces de mediados del siglo XVII a finales del XVIII que acabó con el obscurantismo cristiano, aunque los católicos en España y otras zonas del sur de Europa tardaron bastante más. Absolutamente demencial. El Islam de las luces aparecerá, como ocurrió con los cristianos, cuando los radicales dejen de cortarles el cuello.

Os adjunto un artículo publicado en La Vanguardia el lunes 5 de enero, que aparte explicar una peculiaridad musulmana, demuestra hasta qué punto el Islam todavía es una religión en la que las normas se imponen a la razón y la lógica, sin que la islamofobia tenga absolutamente nada que ver.  Trata sobre los iraníes que tienen mascotas, concretamente perros, y por esa razón son casi perseguidos por la justicia. Si alguna vez vais a países donde se aplica la Ley Coránica veréis muy pocos perros, y prácticamente ninguno como doméstico. Algún perro debió hacerle algo muy, pero que muy feo a Mahoma porque los odiaba profundamente, su odio se refleja en las escrituras básicas del Islam, y llegó a incluirlos en la lista de cosas impuras que todo musulmán debe evitar en lo posible. Aunque si he visto bastantes gatos, nunca vi un perro doméstico en un país musulmán, solo perros callejeros muy maltratados y en pésimo estado, y los únicos perros que vi con correa eran los pocos de la policía siria, manejados por cristianos maronitas.

LVGIRANDOGS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s