EL 27 S.

El pasado martes 13, Más y Junqueras llegaron a un acuerdo del que solo han concretado que se celebrarán elecciones anticipadas el 27 de septiembre y que no habrá lista unitaria sino que los dos partidos tendrán parte común en sus programas, aparte el apoyo de ERC en los presupuestos 2015.

He repetido varias veces que en mi opinión Mas no es un buen estratega, aunque lo suple con su determinación y, en contraste absoluto con Rajoy y en su polo opuesto, en que no engaña, da siempre la cara, y hace lo que dice que va a hacer, pero esta vez su estrategia no le ha salido mal.

Los más de dos meses transcurridos desde el 9 N, en que Mas y Junqueras han estado regateando en público en medio de la plaza del pueblo han sido deplorables, pero el resultado final no ha sido tan malo para Mas.

En mi opinión lo que más peso debe haber tenido en el diseño del acuerdo y sobre todo al establecer las fechas, ha sido la amenaza que Podemos supone para el independentismo. Las elecciones del 27 S, de aquí a ocho meses, se anticiparán en pocas semanas a las generales, y para entonces ya se habrán encargado PP y PSOE de hacerle todo el daño posible a Podemos. Además dentro de ocho meses ya se sabrá cómo le ha ido a Siriza en Grecia en su enfrentamiento con la U.E. y la Catastroika, en caso de ganar las elecciones del 25 de enero. Si han llegado a un acuerdo más o menos favorable a Grecia, ya habrá quien lo venda como una rendición, y si se ha producido una ruptura estarán iniciando un segundo período de inmensos sacrificios para la ciudadanía, iguales o probablemente peores que los que ya han soportado. En cualquier caso el escenario imposible será el de una Siriza victoriosa sobre la U.E. y una Grecia boyante una vez superada la crisis, y Mas solo tendrá que ir mostrando evidencias de lo que les ocurre a los Helenos.

Es una lástima que la estrategia inteligente con que Cameron solucionó el problema escocés en el Reino Unido esté, y por mucho, fuera del alcance de la capacidad intelectual de Rajoy, su gobierno y su partido, porque los ocho meses hasta las elecciones del 27 S suponen tiempo más que suficiente para llevar a cabo una rectificación, incluso suave, reparar, en los casos en que se pueda, las inmensas tonterías que el PP ha hecho con Catalunya desde el 2000, e incluso autorizar el referéndum, después de evaluar cómo ha influido la rectificación en el sentimiento independentista calculado en número de votantes por el sí y por el no. Pero ¿Qué estoy diciendo?, pido disculpas, la barbaridad que acabo de plantear seguramente tiene que ver con mi afición a la ciencia ficción, porque quien jamás se equivoca, jamás tiene que rectificar nada, y no se puede pedir sentido común a quien no tiene el más mínimo sentido.

De hecho, la disminución que en las últimas semanas algunas encuestas reflejan sobre el porcentaje de independentistas, y que los expertos achacan al regateo Mas-Junqueras y a los primeros efectos de Podemos, yo creo que en realidad olvidan la que de largo es la principal razón, que no es otra que desde la estupidez de la demanda judicial a Mas y tres consellers, no se ha hecho nada desde Madrid, con la excepción de unos pocos comentarios jocosos y chistes malos sobre el regateo Mas-Junqueras, y la gran fábrica de independentistas interrumpió su actividad, pero los independentistas pueden estar tranquilos, porque desde el martes 13 la máquina se ha vuelto a poner en marcha con más fuerza que antes.

Hace unas semanas varias encuestas reflejaron que más del 60 % de los españoles se oponen a que se haga la más mínima concesión a Catalunya para solucionar el problema. Esta noticia, que pasó sin el más mínimo ruido, creo que es la llave del conflicto, porque por la misma regla de tres cabe argumentar que el mismo porcentaje de españoles debe estar de acuerdo con las tonterías que el PP lleva años cometiendo con Catalunya, con la ayuda del PSOE y otros partidos, y muy probablemente es la razón de la inoperancia de Rajoy, más pendiente de los votos que de solucionar los problemas del país, y si a esto unimos el indudable hecho que desde que disfrutamos de la Constitución cualquier partido que en España, por cualquier razón, necesite aumentar el número de sus votantes, solo tiene que dar caña a Cataluña y los catalanes y el aumento está garantizado, me temo que si las cosas no cambian rápido, tarde o temprano Catalunya alcanzará algún tipo de independencia, no porque queramos irnos, sino porque nos echan. De hecho, visto quizás desde Madrid, y con la óptica equivocada con que analizan el problema, la solución menos dañina será un aletargamiento general del independentismo, pero si se da esta situación no creo que sea por mucho tiempo, sobre todo si no nos libramos del PPSOE, y cuando se da este tipo de parada y vuelta a arrancar, normalmente la segunda ola es todavía peor.

El caso Pujol está destapando tal cantidad de porquería que llega a provocar vergüenza ajena. Precisamente porque nunca me ha gustado el personaje puedo preguntarme, sin contestación porque sigo sin entenderlo, como pudo darse el apoyo masivo de los catalanes, que en muchos casos continúa, a un personaje corrupto y defensor de corruptos, que además llevó a cabo una desastrosa gestión de la Generalitat, y nunca defendió realmente los intereses de Catalunya sino los suyos propios. Desde que se inició el escándalo estoy afirmando dos cosas que se basan solo en mi opinión, porque no tengo forma de demostrarlo: primero que el dinero que el propio Pujol tiene fuera de España y todavía por declarar es más del que ha informado y su origen es Banca Catalana, y segundo, que la familia Pujol se ha enriquecido con dinero público con bastante comodidad, porque desde Barcelona, pero sobre todo desde Madrid se lo dejaron hacer, y el escándalo no ha estallado hasta que ha sido conveniente acabar con el personaje y lo que cuelga de él.

Ahora resulta que el ex fiscal del caso Banca Catalana, Carlos Jiménez Villarejo, hoy miembro importante de Podemos denuncia que se dio carpetazo al caso por orden del PSOE, y en concreto de Felipe González, confirma que la fortuna interna y externa de los Pujol tiene en parte ese origen bancario y que hubo una especie de Bula Pujol por la que no se perseguían las operaciones de la familia. Me parece fantástico, pero se supone que un fiscal es una entidad independiente y entonces, ¿Por qué no explicó todo eso hace 30 años?. Está muy claro que entonces calló porque tocaba dejarle hacer a Pujol, y también está claro porque, después de dejar pasar tanto tiempo, ahora se le ocurre hablar, cuando ya no hace falta porque buena parte de la porquería de entonces ya está destapada o se está destapando.

Conclusión, mucho Podemos, pero exactamente el mismo concepto de NO responsabilidad que mantienen políticos y funcionarios de este país sean de la Casta o de la revolución. El Sr. Jiménez Villarejo no deja títere con cabeza, eran todos unos chorizos impresentables, todos menos él, ¡¡claro está!!, a pesar de que estuvo durante años en el centro del lio y ha tardado 30 años en abrir la boca

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s