OTRO DE MI AMIGO GALES.

Un luchador ruso y otro irlandés están listos para iniciar el combate para la medalla de oro en lucha grecorromana de las Olimpiadas. Antes del combate final el entrenador del luchador irlandés le dice ‘Sobre todo no te olvides de lo mucho que he estudiado a este ruso. Nunca ha perdido un combate gracias a su llave “pretzel”. Te envuelve en nudos. Pase lo que pase no dejes que te apliqué esa llave porque si lo consigue estas acabado.

Después que el irlandés asiente con la cabeza empieza el combate. El irlandés y el ruso van dando vueltas uno alrededor del otro tratando de encontrar la posición para su primer ataque.  De golpe el ruso da un salto adelante agarra al irlandés y lo envuelve en la temida llave pretzel. Un grito de decepción salió del público y el entrenador hundió su cara entre sus manos, sabiendo que todo estaba perdido. No podía contemplar el inevitable final. De pronto se hoyó un largo y sonoro grito, y otro de ánimo del público. El entrenador levantó los ojos justo a tiempo para ver al ruso volando por los aires. Cayó de espaldas sobre el tartán con un fuerte ruido y el irlandés se abalanzó sobre él aplicándole la llave definitiva que le hizo ganar el combate.

El entrenador estaba sorprendido. Cuando finalmente estuvo a solas con el luchador le preguntó: ‘¿Como pudiste zafarte de esa llave?, nadie lo había conseguido hasta hoy’. El luchador contestó ‘Bueno, cuando me atrapó en su llave y ya estaba a punto de rendirme, en el último momento abrí los ojos y vi un par de testículos justo delante de mi cara. No tenía nada que perder y con mis últimas fuerzas alargué el cuello y mordí aquellas bolas con toda la fuerza que pude’.

El entrenador dijo ‘Y esto es lo que acabó con él’. ‘No exactamente. Te sorprendería saber lo fuerte que uno se vuelve cuando te muerdes tus propias bolas’.

A Russian and an Irish wrestler were set to square off for the Olympic gold medal. Before the final match, the Irish wrestler’s trainer came to him and said ‘Now, don’t forget all the research we’ve done on this Russian. He’s never lost a match because of this ‘pretzel’ hold he has. It ties you up in knots. Whatever you do, do not let him get you in that hold! If he does, you’re finished.’
The Irishman nodded in acknowledgement. As the match started, the Irishman and the Russian circled each other several times, looking for an opening. All of a sudden, the
Russian lunged forward, grabbing the Irishman and wrapping him up in the dreaded pretzel hold. A sigh of disappointment arose from the crowd and the trainer buried
his face in his hands, for he knew all was lost. He couldn’t watch the inevitable happen.
Suddenly, there was a Long, High Pitched Scream, then a cheer from the crowd and the trainer raised his eyes just in time to watch the Russian go flying up in the air. His back hit the mat with a thud and the Irishman collapsed on top of him, making the pin and winning the match.
The trainer was astounded. When he finally got his wrestler alone, he asked ‘How did you ever get out of that hold? No one has ever done it before!’. The wrestler answered ‘Well, I was ready to give up when he got me in that hold but at the last moment, I opened my eyes and saw this pair of testicles right in front of my
face. I had nothing to lose so with my last ounce of strength, I stretched out my neck and bit those babies just as hard as I could.’
The trainer exclaimed ‘That’s what finished him off?’. ‘Not really. You’d be amazed how strong you get when you bite your own nuts’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chistes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s