EL CRIMEN DE LAS RENOVABLES.

Hay días en que antes de leer el periódico uno debería tomarse un tranquilizante para que el cabreo consecuente no afecte demasiado a sus constantes vitales.

La Vanguardia del miércoles 26 publicaba un artículo, que adjunto, sobre la caída de los precios de la energía en Alemania, precios que han alcanzado su punto más bajo en diez años, que hizo aumentar mi tensión arterial y mis pulsaciones.

El PP y Mariano Rajoy han obedecido sin chistar a Merkel cuando se ha tratado de aplicar en España unas políticas económicas perjudiciales que han mandado a la miseria a muchos españoles, pero no solo no la imitan cuando hace las cosas bien, sino que hacen lo contrario.

A propuesta de Merkel, el Bundestag aprobó en julio de 2011 un plan de inversiones que pretende sustituir las fuentes de energía peligrosas o perjudiciales para el medio ambiente por energías renovables, fotovoltaicas, placas solares y eólicas, con el objetivo que todas las plantas nucleares hayan cerrado antes del 2022, y el 60% de la energía sea generada por fuentes renovables antes del 2038.

En Noviembre del mismo año llegó a España el desastre del gobierno Rajoy, y cuando todavía se estaban instalando en sus nuevos despachos, en enero 2012, mediante su dictadura llamada mayoría absoluta, aprobaron un Real Decreto referido a la energía que hacía exactamente lo contrario que Merkel, destruían lo bastante y bien hecho que se había conseguido en España sobre energías renovables. El desastroso Real Decreto Ley 1/2012 suspendió todos los incentivos económicos a instalaciones de fuentes renovables, no solo para futuras instalaciones sino además cancelaba los incentivos de las ya existentes y aprobadas. Alguno de los muchos sinvergüenzas del PP han querido justificar esta animalada con el plan de recortes a que obligaba la U.E., pero ni así se justifica, en primer lugar porque la U.E. nunca ha exigido un recorte tan sumamente absurdo, y porque a pesar de que Rajoy siempre habla de la desastrosa herencia recibida no lo debía ser tanto porque no empezó a tomar medidas y a recortar hasta abril 2012, después de las elecciones andaluzas, y el decreto que asesinó a las renovables es del enero anterior.

Las consecuencias de esta primera barbaridad de las muchas del gobierno Rajoy han sido desastrosas. En primer lugar los inversores que se acogieron a las leyes de 2008 y 2009 y anteriores que establecían incentivos para las instalaciones de energías renovables, sin tener en cuenta que lo hacían en un país donde el que menos respeta las leyes es el propio gobierno, sobre todo cuando gobierna el PP, no solo vieron sus ingresos reducidos sino que los cafres del gobierno Rajoy establecieron además tasas y cargas adicionales a las mencionadas instalaciones, y como buena parte de las nuevas instalaciones habían sido financiadas con créditos hipotecarios, el resultado fueron muchas quiebras y concursos de acreedores, con la consecuencia adicional que los estafadores de las compañías eléctricas encima pudieron adquirir a un precio bien por debajo de su coste instalaciones de energías renovables a los muchos inversores quebrados. Algunos de los mayores inversores en energías renovables, muchos extranjeros, demandaron al Estado español por el salvaje incumplimiento de sus propias leyes y en este momento hay varias decenas de pleitos multimillonarios en marcha. Por supuesto, este decreto es una de las principales razones de que el crédito de España en cuanto a seguridad jurídica es prácticamente nulo, por más Marca España que se inventen en Madrid.

En segundo lugar, antes de esta animalada, en España el sector fabricante de equipos para energías renovables, placas solares y molinos para energía eólica, tenía una cierta importancia en Europa, con niveles elevados de exportación, pero a cualquier sector al que unos locos de atar desde el gobierno les dejen de la noche a la mañana sin mercado local le ocurriría lo que le pasó al de renovables, que desaparecieron empresas por un volumen cercano a la mitad de su capacidad, y pasaron de tener un cierto peso en Europa a no contar casi para nada.

Lo peor de todo lo referente a esta salvajada es que demuestra que el PP, Rajoy y su gobierno, a quienes claramente los intereses del país y su ciudadanía les importan un bledo, actuaban a las ordenes de la compañías eléctricas que de esta forma liquidaban cualquier competencia de inversores en fuentes de energías renovables y podían seguir sin obstáculos con la inmensa estafa que están practicando desde que José María Aznar con la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico les regaló 12.000 millones de Euros porque se liquidaba el monopolio, cuando ni tenía obligación de hacerlo ni suprimió totalmente el monopolio, apareció la inmensa falacia del déficit tarifario y cuando los españoles ya estábamos en uno de los más altos niveles de precio de la energía con un servicio deplorable, pasamos a escalar todavía más la montaña del precio de la electricidad en una inmensa estafa practicada contra los ciudadanos españoles con el PP de cómplice y ejecutor.

Y encima estas mismas energías renovables que fueron vilmente asesinadas en España por el PP resulta que en Alemania, que ya está en el 28% cerca de la mitad del objetivo marcado del 60% de renovables, para más recochineo consigue que se obtenga una espectacular rebaja de costes mientras nosotros cada vez pagamos más cara la estafa eléctrica. Y para que la diferencia entre los que defienden su país y los que solo defienden su bolsillo y el de sus amiguetes sea bien clara, Merkel no ha hecho absolutamente nada para compensar una cierta caída de la cotización en bolsa de las principales compañías energéticas alemanas debida a los bajos precios de la energía.

Para completar mi inmenso cabreo, mientras La Vanguardia publicaba este artículo, Montoro defendía en el Parlamento los indefendibles, en fondo y forma, presupuestos para 2016 diciendo asnadas como que Rajoy nos libró del rescate e insistiendo en lo mal que lo habían hecho los socialistas (los que establecieron las última leyes sobre incentivos a las renovables) y el milagro que había hecho el gobierno Rajoy salvando al país del desastre económico, financiero y social.

Lo voy a decir alto y claro: en mi opinión, y con muchos hechos palmarios que lo demuestran, aunque basta con este acto criminal contra las energías renovables, los que voten al PP en las próximas elecciones o son accionistas importantes o miembros del consejo de administración de compañías eléctricas o de cualquier otro servicio público o banca, o son idiotas perdidos y asumen su inmensa idiotez. Opino exactamente lo mismo en lo que a la idiotez se refiere sobre los partidos y periodistas que nunca abren la boca para referirse al desatino de las renovables y los demás desatinos del gobierno Rajoy, que no son pocos, como el que en un país europeo cuyos habitantes ya pagan tres veces más en comisiones bancarias que el resto, se estén inventando nuevas comisiones y el gobierno callado.

Si todavía queda alguien que cree que exagero cuando digo que cualquier ciudadano de a pie que vote al PP está haciendo el idiota basta con analizar lo que ha hecho Rajoy para mejorar nuestra competitividad, factor decisivo para aumentar nuestras exportaciones que a su vez son factor esencial para superar la crisis y el desempleo. Con la Ley de Relaciones Laborales el gobierno Rajoy hizo algo que ha tenido impacto positivo en la competitividad y las exportaciones por una notable reducción de los costes laborales, pero se pagó un alto precio totalmente a cargo del ciudadano de a pie que si tiene empleo muy probablemente será en precario porque del empleo que se crea solo una parte muy minoritaria es empleo estable y fijo. Otro componente importante de los costes industriales es la energía, pero en este caso, en vez de hacer como Merkel y velar por la reducción del precio de la energía y el futuro energético del país, han asesinado primero las energías no solo renovables sino lógicas y de sentido común y después han ayudado a la gran estafa de los precios de la energía en España iniciada por Aznar que en vez de reducción de costes como en Alemania ha sufrido un considerable aumento, cuando hay sectores industriales donde el coste de la energía es igual o más importante que los costes laborales. En resumen, el PP está dispuesto a tomar medidas necesarias mientras perjudiquen a la ciudadanía, pero no solo no lo hace, sino que les ayuda a estafarnos cada día más, si afectan a sus amiguetes del palco del Bernabéu, aunque el país se esté yendo a la mierda.

Por último, esta actitud de defender al país o defender a sus amiguetes no tiene nada que ver con derechas o izquierdas. El partido de Merkel es muy de derechas mientras el PP no es ni de derechas, es propiedad de sus amiguetes del palco del Bernabéu.

LVGENER. ALEMANIA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s