COLAU.

Hace pocos días me caí, afortunadamente sin consecuencias. Me dirigía al Club Natación Barcelona saliendo del metro para coger el autobús hasta la puerta del club. Salía por la rotonda peatonal subterránea que está justo entre Plaza Catalunya y el inicio de las Ramblas, que como ocurre con demasiada frecuencia estaba plagada de manteros.

Desde hace unos meses, en la mencionada rotonda siempre hay algún mantero y a veces el número de ellos es excesivo, sobre todo coincidiendo con los días en que los manteros ocupan la parte central de las Ramblas. El problema es que cuando se acumulan dejan el espacio poco más que justo para que transiten los peatones hasta el extremo de llegar a provocar embotellamientos de peatones.

El día de marras estaba en uno de esos embotellamientos cuando alguien me empujó y tropecé con el carrito de la compra de una señora que estaba delante de mí. Pude parar la caída con las manos y la cosa acabó sin peores consecuencias con la excepción de una muñeca izquierda resentida por el impacto, aunque las molestias desaparecieron en un par de días. Unos amables peatones me ayudaron a incorporarme y ni uno solo de los malditos manteros se inmutó lo más mínimo por mi caída.

Tuve suerte de que ni al caer ni al incorporarme, allané o pisé alguno de los aparadores de los manteros, porque como he visto en un par de ocasiones me habría llevado una gran bronca y me habría costado dinero. Diez Euros parece ser la tarifa.

El asunto de los manteros está totalmente fuera de control, quien en realidad lo controla son los propios manteros, y este es solo uno de los temas que la señora alcaldesa se ha cargado, ha parado o simplemente pasa. Además la señora debe creerse que los barceloneses que no la votamos somos idiotas porque en todos los temas que ha parado ha hecho como cuando impuso la moratoria sobre apertura de nuevos hoteles y afirmó sin ruborizarse que la razón era que estaban preparando toda una nueva política turística, cuando la realidad es que en los casos en que ha parado la gestión del Ayuntamiento, la razón es que simplemente no se aclara.

La señora Colau llevó a cabo una excelente labor como activista y en el tema de los desahucios actuó con seriedad e inteligencia, pero como gestora pública es un absoluto desastre.

Al curriculum de Colau como alcaldesa solo faltaba añadir que es la primera vez que el Ayuntamiento fracasa en el chantaje sindical que en cada Mobile World Congress plantean los trabajadores de los transportes públicos, que ellos llaman huelga, pero que es chantaje puro y duro, aunque tampoco lo entiendo demasiado porque el chantajista que acaba ejecutando su amenaza ha fracasado en su intento, y cuando fracasan no alcanzan sus objetivos que es lo que espero que ocurra en esta ocasión, porque en caso contrario Colau se habrá acabado de lucir. Es curioso lo poco solidarios que son los que se pasan el día pidiendo solidaridad. En New York taxista se utiliza en ocasiones como insulto. De seguir así, en Barcelona empleado de TMB acabará siendo un grave insulto.

Colau parece haberse erigido en líder de la nueva izquierda catalana y su próximo objetivo será la Generalitat. ¡Dios no lo quiera!, no por su ideología sino por su nula capacidad de gestión pública.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s