NO TIENEN GRACIA.

El Ayuntamiento de Barcelona nunca ha sido un ejemplo de buena gestión, más bien de lo contrario, y la actual Alcaldesa no solo cumple con la tradición sino que ha variado el nivel… hacia peor.

Lo que está ocurriendo en Gracia es una demostración palpable y contundente de que este país es un absoluto desastre en primer lugar, y además que la gestión del asunto tanto por la anterior alcaldía como por la actual ha sido desastrosa.

Hace tiempo decidí enterarme del porque los okupas no suponen tanto problema en países claramente mejor organizados. En primer lugar cuando se produce un caso de ocupación el desalojo se produce en cuestión de días y a la mayor brevedad posible en vez de tardar varios años, y además si alguien precisa un local para una función social normalmente no le cuesta mucho que su ayuntamiento se lo proporcione con lo que se reduce notablemente la razón o la excusa para ocupar locales.

Lo que ha ocurrido esta semana en Barcelona es la consecuencia de haber hecho las cosas tremendamente mal, por otro lado exactamente igual que en otros casos de ocupación en la propia Barcelona y en otros lugares.

Tenemos una Administración Pública desastrosa que además parece como si nadie se enterase de lo desastrosa que es y por eso nadie habla de tirarla abajo y volverla a construir. En el tema de los okupas llevamos años con problemas sin que a nuestros desastrosos gestores hayan hecho absolutamente nada para mejorar la reacción desesperantemente lenta de la Administración e intentar solucionar el problema, y de paso el de los miles de ciudadanos que tienen su propia casa ocupada por delincuentes aprovechados, que tardan una eternidad en poder recuperarla hecha una porquería y encima tienen que pagar todos los gastos del proceso y los de su casa mientras duró la ocupación, eso con suerte.

La ocupación del local motivo del conflicto ocurrió hace unos años y para evitarse líos el Alcalde Trias pagó el alquiler del local pero no dio solución al problema. La Alcaldesa Colau canceló el pago del alquiler lo que llevó al propietario a iniciar un procedimiento de desahucio que acabó con el desalojo esta semana. Según parece tanto Trías como Colau ofrecieron a los okupas la posibilidad de trasladarlos a un local municipal en el mismo barrio, pero según la versión del Ayuntamiento nunca aceptaron la propuesta, aunque por Gracia corre el rumor de que nunca se les ofreció la posibilidad del local municipal alternativo.

Se me ocurren un montón de preguntas, aparte la fundamental del porque no se les desalojó en cuestión de días, de la que ya sé que la respuesta es que tal eficacia con nuestra Administración Pública prehistórica y carpetovetónica es totalmente imposible. Pero la principal pregunta es porqué ha tenido que estallar el problema para que nos enteremos de los detalles. Trias informó de que pagaba el alquiler, o al menos así se informó en su día, pero cuando Colau dejó de pagar nadie se enteró. Me hubiese gustado conocer en su día las ofertas que Trias y Colau hicieron a los okupas y las razones por las que fueron rechazadas. En países mínimamente bien organizados se informa a los ciudadanos y así ahora no andaríamos con rumores y desmentidos, aparte que la transparencia en muchos casos ayuda a vencer la intransigencia por presión de la opinión pública.

Pero lo más increíble e incomprensible es la actitud de la CUP. En varias notas a finales del año pasado dejé bien claro que en mi opinión Artur Mas había cometido un inmenso error al aceptar ni tan solo sentarse en la mesa a negociar con la CUP, cuando entonces la CUP parecía estar dirigida por David Fernández y era mucho más fiable que la actual de Ana Gabriel y Eulalia Reguant. Creo que hoy está más que claro que cualquier acuerdo con la CUP es inútil y siempre acaba siendo contraproducente. La democracia es el menos malo de los sistemas políticos, con sus beneficios, sus ventajas y sus inconvenientes, entre los que se encuentra el que se pueda votar por desastres como lo que hoy es la CUP.

Aparte su absurda postura de cargar toda la responsabilidad sobre los mossos y exigir una policía que disperse manifestaciones violentas pidiéndolo por favor, se produjo un hecho que pasó bastante desapercibido para los medios de comunicación y que yo considero gravísimo: Garganté el concejal delincuente de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona fue captado repetidamente por las cámaras de TV entre el grupo de manifestantes violentos mientras se dedicaban a destrozar lo que podían. ¡¡¡Hasta cuándo vamos a tener que soportar los votantes de Barcelona a un delincuente en nuestro Ayuntamiento!!! Por cierto, esta semana el juez encargado de la denuncia del doctor que fue coaccionado por el concejal delincuente para que emitiese un informe acusando a la Guardia Urbana ha calificado los hechos como delito pero de carácter leve, y los defensores de la CUP lo han usado como prueba de que lo que hizo no era tan grave, cuando el juez se limita a aplicar la Ley, pero falta el juicio político que tenía que haber concluido con Garganté fuera del Ayuntamiento, pero Colau se inhibió.

Todas las muchas barbaridades que comete la CUP se basan en que pretenden que todo lo que hacen tenga algo de desobediencia a las leyes. Si tan obsesionados están con la desobediencia podrían escoger el interior de una manzana del eixample que pareciese la arena de un circo romano, expropiarla por supuesto, y organizar combates de gladiadores entre ellos. Se lo pasarían en grande desobedeciendo un montón de normas de una tacada, entre ellas las leyes que prohíben el homicidio, y encima los que perdiesen los combates irían desapareciendo del mapa.

El trato a los medios de comunicación por parte de CUP y amiguetes ha sido el propio de gentes que no valoran la democracia en absoluto. Aparte de varios periodistas atacados cuando estaban realizando su labor muchos se han quejado que en las varias ruedas de prensa que Eulalia Reguant convocó para atacar a los mossos no se permitían las preguntas.

Para completar el desastre CUP, resulta que, como era de esperar, también se apuntan a la defensa y apoyo del Islam radical con la excusa de que atacan al maligno Israel. Benet Salellas, diputado de la CUP invitó a visitar y dirigirse al Parlament, el día en que se celebra la independencia de Israel, a Raji Sourani, abogado palestino. Dado que sin duda se iba a acusar a Israel en JXSi decidieron que también lo hiciese Uriel Benguigui, presidente de la comunidad judía de Catalunya. Hasta aquí todo normal, todos los diputados tienen derecho a lo que planteaban CUP y JXSi y la intervención del Sr. Sourani transcurrió sin problemas, pero cuando el Sr. Benguigui iba a empezar a hablar los diputados de la CUP salieron de la sala de manera ruidosa y profiriendo insultos. Cuando Benet Salellas regresó a la sala, después que el Sr. Benguigui la abandonase, pidió la palabra para ponerse a insultar como un poseso al interlocutor judío y a quienes lo habían invitado, lo que provocó un escándalo de cuidado a pesar que la reacción del resto de diputados fue moderada.

Algunos periodistas los califican de anarquistas, con lo que no estoy en absoluto de acuerdo. Los anarquistas de verdad no rompían cristales, eran serios, coherentes, no hacían imbecilidades, y nunca jamás hubiesen apoyado a quien tiene unas ideas totalmente contrapuestas a las suyas como el Islam Radical.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s