FRANQUISMO CONFIRMADO.

Mariano Rajoy en su carta a los catalanes se refería a que sus contrincantes en las elecciones se habían retratado, pero quien se ha retratado a fondo y de manera espectacular han sido él y su Ministro Fernández Díaz.

Lo que han hecho ministro, presidente y gobierno es de las cosas que agotan los epítetos negativos del diccionario, pero de alguna forma era de esperar teniendo en cuenta su talante y la tremenda deshonestidad ya demostrada durante la legislatura con sus filtraciones, falsas y difamatorias o sumamente exageradas en el mejor de los casos. Tamaña barbaridad me impresiona pero no me extraña porque no diré que me lo esperaba pero sí que sospechaba que los de esta pandilla eran capaces de cualquier cosa.

Pero lo tremendo es que la reacción de la pandilla y sus amiguetes de la caverna mediática empeora todavía mucho más la ya enorme gravedad del hecho.

Con independencia de que ni el presidente ni el ministro van a dimitir o a ser cesados por su propio partido como ocurriría en un país serio, democrático, civilizado y libre de partidos fascistas fuertes como el PP, lo que es sorprendente, aparte de indignante, es que los protagonistas de la vileza niegan toda culpabilidad y el catastrófico Fernández Díaz se atreve a afirmar que no le dará al independentismo el gusto de dimitir (como si solo el independentismo pidiese su dimisión) y que la víctima de una conspiración es él. Toda esta porquería sobre porquería con el apoyo de la caverna mediática, de panfletos como La Razón, ABC, o el falsario canal 13 de TV agrava mucho la ya inmensa demostración de deshonestidad pública.

Lo que hace el asunto todavía más curioso e increíble es que ni los protagonistas de la barbaridad ni los medios de comunicación que les apoyan se esfuerzan lo más mínimo por negar los hechos o afirmar que las grabaciones son falsas, pero a pesar de que las conversaciones están ahí y son muy claras, exigen de sus partidarios un acto de fe, y siguiendo una estrategia propia y típica del franquismo se justifican porque al fin y al cabo estaban trabajando para luchar contra los enemigos de España, y cuando se persigue tan alto y noble objetivo ¿Cómo se puede ser tan miserable como para pedir la dimisión de nuestros héroes?.

En algún medio de comunicación se ha mencionado en ocasiones que Jorge Fernández Díaz es uno de los miembros importantes del Opus Dei en España, y esto si me encaja perfectamente porque sus métodos totalitarios y deshonestos son los propios de la santa mafia.

Aparte que Rajoy haya negado, sin dar por supuesto mayor explicación, que él tuviese algo que ver con el asunto a pesar de la referencia a su persona en las grabaciones, y de haberse escudado muy a la gallega en que desconoce quién es el Sr. de Alfonso, tiene una gran responsabilidad sobre el escándalo por haber mantenido en su puesto de ministro del Interior a un tipo que no solo ha demostrado desde los primeros días de su mandato y repetidamente su ineptitud y deshonestidad sino también su estupidez, demostrada cuando en más de una ocasión provocó la huida de posibles colaboradores del terrorismo por anunciar la redada con demasiada antelación. Precisamente en relación con las famosas grabaciones ha anunciado a bombo y platillo en los medios de comunicación que se va a llevar a cabo una investigación a fondo, pero el muy zoquete como objetivo de la investigación no menciona nada más que su origen, lo único que le interesa investigar, y así lo ha dicho, es quien ha destapado el escándalo y no ha mencionado para nada investigación alguna sobre la veracidad de las grabaciones, con lo que se retrata de nuevo como conspirador y como ministro con nulo control sobre sus despachos.

Precisamente ahí, en la ineptitud y estupidez del Sr. Fernández Díaz, creo que está la pista para localizar el remitente anónimo de las grabaciones. Precisamente la policía es uno de los pocos instrumentos de la Administración Pública española que funciona de manera más que aceptable, razón por la cual su eficacia no se ha resentido demasiado a pesar de tener que soportar un desastroso personaje como ministro del ramo. Pero en más de una ocasión los medios de comunicación se han referido a cierto malestar de algunos miembros de la policía por los métodos “peculiares” del Sr. Fernández Díaz, y la verdad, no me extrañaría nada que la perspectiva de tener que soportar a un deshonesto inepto cuatro años más haya animado a alguien de algún cuerpo policial a hacer lo posible para que, en cualquier caso, tenga que volverse a su casa y deje de entorpecerles el trabajo con sus continuos líos, mangoneos, medallas a imágenes religiosas o colaboradores de la prensa y metidas de pata.

Si a pesar de todo este espectáculo de franquismo de pura cepa el PP vuelve a ser el partido más votado el próximo domingo, para mí se habrán demostrado dos cosas, primera que el problema catalán se origina y provoca en el resto de España y segunda, que desgraciadamente no queda más solución que la independencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s