MERKEL ÜBER ALLES.

El martes 6, mientras celebrábamos la purísima Constitución, Angela Merkel fue elegida de nuevo como líder de su partido, la CDU, y con este motivo soltó un discurso de hora y media que en mi opinión fue muy revelador.

En este blog he dejado siempre muy claro que tengo una muy pésima opinión sobre la Führer hasta el extremo de considerarla un desastre que ha perjudicado enormemente la U.E. e individualmente la mayoría de sus países miembros. En mayor o menor medida la opinión sobre Merkel era generalmente negativa hasta que en 2015 se autoproclamó madre amantísima de los pobrecitos refugiados y muchos comentaristas se lo creyeron, lo que unido a su largo mandato y su poder en la U.E. hizo que la mayoría de ellos, olvidando sus barbaridades y lo mucho que nos ha perjudicado, fuesen modificando su opinión a positiva hasta llegar a que algunos ya la consideran la gran líder europea que nos llevará al paraíso, a pesar que, después de su funesto acuerdo con Erdogán, el dictador islámico de Turquía, se ha de ser muy lerdo para creerse todavía lo de madre amantísima de los refugiados.

En el discurso de su reelección como líder de la CDU, Merkel dio por completada la rectificación de su actitud ante el problema de los refugiados, dejando claro que no solo no va a aceptar ni uno más del millón que ya se ha instalado en Alemania entre 2015 y 2016, sino que se van a producir bastantes expulsiones, criticó la falta de adaptación de muchos refugiados a las leyes y costumbres alemanas e incluso insistió en algo que ya había avanzado unas semanas antes, la prohibición del velo integral islámico. Es decir, la madre amantísima se convierte en el azote de los refugiados.

Desde que en el 2010 a través de la U.E., Merkel nos obligó a aplicar sus medidas estúpidas de política económica, y a no modificarlas ni un ápice a pesar de su estrepitoso fracaso y que la mayoría de expertos económicos, premios Nobel incluidos, han llegado al extremo de usar insultos para calificarlas como mínimo de desastrosas, he estado dándole vueltas a las posibles razones para una actuación tan sumamente absurda y después de incluso llegar a pensar que su objetivo podría ser el partir la U.E. en dos, y coincidiendo más o menos con el nacimiento de la Merkel madre amantísima de refugiados llegué a la conclusión que a Merkel solo le interesa el Poder con mayúsculas, en realidad los intereses alemanes o europeos le traen absolutamente sin cuidado, solo está dispuesta a hacer lo que le aporte el máximo número de votos que la lleven al Poder y la mantengan en él. Con el agravante que, como casi todos los antíguos comunistas del Este, hoy es una liberal furibunda, y si quiere destruir al menos una parte importante del Estado del Bienestar, el gran enemigo del liberalismo salvaje, tiene que esmerarse en convencer a los votantes sin que se noten mucho sus verdaderas intenciones.

Cuando en 2015 se inició el gran volumen de transito de refugiados sirios Merkel vio la oportunidad de disfrazarse de madre defensora de los refugiados convencida que le iba a proporcionar muchos votos, en especial teniendo en cuenta las necesidades de empleo de la industria alemana, pero el resultado fue un choque de culturas en especial en lo que se refiere al trato a la mujer y a la homosexualidad, que fue la causa de multiples incidentes, añadido a que en vez de contribuir a reducir los salarios por la oferta de refugiados, su baja cualificación no tuvo una repercusión importante en el mercado de trabajo, el partido de Merkel empezó a sufrir derrotas importantes en las elecciones de varios landers, y la señora inició su plan de cambio radical de su postura con los refugiados que ha quedado bien explicita en el discurso del pasado martes.  En relación con los refugiados hay periodistas que, llevados por su admiración por Merkel, afirman que su plan de acogida de refugiados fracasó porque la misma Führer que tuvo fuerza y poder suficientes para obligar a todos los países de la U.E. a salir de la crisis mal, tarde y con muchos sacrificios personales por culpa de sus medidas estúpidas, no fue capaz de obligar a los mismos países a aceptar un criterio común en relación con los refugiados que habrían evitado problemas y situaciones vergonzosas. Estoy de acuerdo en lo que se refiere al resultado de la falta de criterios comunes, pero no lo estoy en que Merkel fracasó al intentar establecerlos, sino que estoy convencido que ni lo intentó. Merkel es un desastre para nosotros, pero es sumamente inteligente, y se dio cuenta que los problemas que aparecerían por la falta de criterio común serían una excelente excusa si se veía obligada a pasar de madre a azote de los refugiados.

La razón de la captación de votos es la única que explica todas las barbaridades cometidas por la señora, en especial la peor de ellas, las estúpidas y absurdas medidas que obligó a aplicar y mantener a pesar de la evidencia del fracaso y la opinión en contra de los mejores economistas. La crisis se inició a finales del 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, pero cuando se iniciaba una lenta recuperación estalló la crisis de la deuda griega y a finales del 2010 se puso en marcha el desastroso plan de rescate de la U.E. basado en unas medidas que Merkel hizo extensivas a todos los países de la Unión, iniciando una nueva crisis todavía peor que la anterior causada por las mencionadas medidas que eran exactamente lo opuesto a lo que se debía hacer si se quería salir de la crisis a la mayor brevedad posible y en buena salud financiera. Lo único que explica tamaña barbaridad es que a consecuencia del desmadre y descontrol, tanto en Grecia como en la Comisión Europea presidida por Durao Barroso, que causó la crisis de la deuda griega, en Alemania se formó una corriente de opinión que culpaba a los países bananeros del sur del estallido de la crisis en Europa, y Merkel dio satisfacción a sus votantes castigando a los irresponsables sureños como se merecen con el añadido que les obligaba a soportar los grandes sacrificios que los propios alemanes habían sufrido desde los primeros años 90 hasta el 2005 para superar el desastre financiero que había causado el inmenso coste de la reunificación alemana. De esta forma satisfizo a sus votantes no solo castigando a los bananeros, además les obligó a pasar por los mismos sacrificios por los que ellos habían pasado mientras los del sur se lo pasaban en grande despilfarrando dinero. El problema es que cuando Alemania aplicó las medidas para salir del marasmo financiero de la reunificación el país estaba rodeado por una Europa boyante y en crecimiento, mientras las mismas medidas aplicadas, como Merkel nos obligó, en plena crisis generalizada no solo no solucionan nada sino que han sido sumamente contraproducentes. Aparentemente ni se dieron cuenta de la barbaridad entonces ni nunca porque a pesar del fracaso y la opinión en contra de los mejores expertos Merkel y la U.E. continúan con la barbaridad.

Incluso su manía por la expansión hacia el Este que acabó provocando el problema con Ucránia y el regreso a la guerra fría contra Rusia tienen una justificación electoral porque dicha obsesión con el Este es general y afecta a una mayoría de alemanes. En este asunto lo que es incomprensible es que ningún periodista español haya denunciado el hecho que todos los países del antiguo Este soviético hayan ingresado en la U.E. con períodos de adaptación entre mínimos e insignificantes, en especial los dos más subdesarrollados, Bulgaria y Rumanía que lo hicieron en 2007, mientras, por si alguien no lo recuerda, la negociación para el ingreso de España en la entonces CEE se inició en 1978 pero la firma de la adhesión no se produjo hasta 1985 y además se fijaron períodos en que muchas actividades, sobre todo las relacionadas con nuestras exportaciones agrícolas y la pesca en los caladeros europeos, estaban sujetas a importantes limitaciones que en su mayor parte se mantuvieron durante diez años, pero algunas relacionadas con la pesca no vencieron hasta el 2003. Tanto los plazos largos como las limitaciones se justificaron entonces porque España acababa de salir de una dictadura y su ingreso precisaba dichos plazos de adaptación, pero los países que fueron satélites de la URSS también salían de una dictadura que al menos desde un punto de vista económico era mucho peor que la de Franco. El problema creo que fue que España no está en el Este sino en el maldito sur de Alemania.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s