ISLAMOFOBIA A LO TRUMP.

Trump sigue demostrando que no solo quiere hacer la mayor parte de lo que dijo durante la campaña, sino que pretende hacerlo de la forma más bestia posible.

Yo soy de los convencidos que en los países occidentales se debería controlar a los musulmanes muy de cerca, y lo soy además porque conozco lo que realmente dice el Corán, pero de eso a la barbaridad de prohibir la entrada al país de todos los súbditos de varios países musulmanes va un viaje espacial.

En la lista de países a cuyos ciudadanos se les cierra el acceso a USA, Siria, Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen hay sonadas ausencias como la de Arabia Saudita, que no solo varios de sus ciudadanos participaron en la planificación, preparación y ejecución del 11S sino que junto con Irán y varios emiratos del golfo son los principales financiadores del terrorismo islámico. Realmente Trump no podía equivocarse más con esta medida.

Una de las razones que se dieron para la victoria de Trump fue que los norteamericanos habían votado a un multimillonario porque se supone que quien es propietario de grandes y rentables negocios a la fuerza tiene que ser un buen gestor, pero no ha sido así, por lo poco visto hasta ahora no solo mete la pata con mucha frecuencia sin prever las consecuencias de sus actos, sino que cuando la barbaridad ya es evidente en vez de rectificar se reafirma en la barbaridad y solo piensa en insultar y vengarse de los que le critican. Una joya de gestor público.

Por otro lado la muy ruidosa protesta que se montó en todo el mundo sobre el cierre al acceso desde países musulmanes estaba formado por personas disconformes con el hecho en sí, pero el mayor ruido lo hicieron los musulmanes apoyados como siempre por buenistas de izquierdas, y una de las consecuencias de la barbaridad fue que muchos habitantes del planeta se quedaron con la falsa impresión que millones de ciudadanos de los USA y de todo el mundo han defendido al Islam atacado por Trump.

Por cierto, en una carta al The Guardian decían que si los israelíes hubiesen adoptado frente al Islam la misma actitud que el progresismo de izquierdas Israel ya no existiría y los habrían liquidado a todos.

Los musulmanes son educados en base al Corán que introduce en su cabeza varios conceptos que configuran su agresividad, y en relación con los infieles les obliga a reaccionar de manera extremadamente dura y contundente ante la más mínima crítica o ataque. Por eso tanto ellos como sus cómplices buenistas de izquierdas olvidaron que nada menos que los 16 países musulmanes del cuadro adjunto, entre los que se encuentran todos a los que Trump ha cerrado la entrada en los USA excepto Somalia, prohíben a su vez atravesar sus fronteras a quien lleve un pasaporte israelita.

Solo espero que el siguiente que quiera defendernos de la agresión islámica lo haga con mucha más inteligencia.

16-countries-ban-israel

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s