MALAS NOTICIAS.

Con demasiada frecuencia leer el periódico sirve para que alguna noticia nos enoje o nos preocupe, y la cosa todavía es peor cuando uno lee periódicos de países como España donde demasiados periodistas no se enteran y no dan la más mínima importancia a lo que nos enoja o preocupa.

Dos ejemplos recientes. Primero el de la preocupación. El lunes 13 Donald Trump al tiempo que anunciaba la renuncia de su asesor Michael Flynn por sus contactos con la embajada rusa también tomaba juramento como nuevo Secretario del Tesoro (ministro de economía) a Steve Mnuchin, millonario como Trump, ex ejecutivo de Goldman Sachs, del que dijo que se había pasado la vida ganando dinero y ahora lo hara en beneficio de los estadounidenses, pero la verdadera historia de cómo ganó el Sr. Mnuchin su fortuna no tiene nada ni de decente ni de prometedora porque su principal fuente de millones fue un pequeño banco One West que se especializó en hipotecas basura que después recolocaba en otros bancos y fondos de inversión, es  decir, fue uno de los principales responsables del estallido de la crisis y mientras él se hacía millonario a nosotros nos mandó al desastre.

Pero hay más razones para preocuparse porque Trump quiere volver a desregularizar el sistema financiero, en especial la estructura de capital de los bancos, la relación entre capital y los pasivos del banco, que en mi época estaba en 8 (es decir no podían tomar más depósitos u otra forma de pasivo por encima de una cifra de 8 veces los fondos propios del banco) y cuando estalló la crisis en USA el promedio estaba sobre 23, y en el 2010 volvió a establecerse en 10. Si el duo Trump-Mnuchin vuelven a suprimir el límite, aunque el resto del mundo no les siga, no tardaremos mucho en volver al desastre.

Segundo el del cabreo. La desastrosa Alcaldesa de Barcelona, en su afán de pararlo todo desde hoteles a terrazas pasando por la venta de fruta a turistas en el mercado de la Boquería ha conseguido un extraordinario logro: que tres cadenas de hoteles 5 estrellas hayan abandonado sus proyectos en Barcelona y además se hayan retirado cabreados.

Hyatt y Virgin estaban pujando por el edificio AGBAR donde cualquiera de los dos habría instalado un hotel al estilo de los que son conocidos en todo el mundo, y encima el proyecto de Virgin incluia una conexión aerea directa New-York Barcelona entre su aerolínea y Delta, es decir, los de AENA ya no tienen que hacer lo posible para que el aeropuerto del Prat no tenga conexiones intercontinentales directas porque de eso ahora se encarga la Alcaldesa.

El grupo Four Seasons quería instalarse en el edificio del Deutsche Bank en el cruce Pº de Gracia con Diagonal pero también han desistido por culpa del pelotón de los torpes que gestiona hoy la ciudad.

Lo tremendo del caso es que es discutible si en Barcelona sobran hoteles de nivel medio, pero es indiscutible que faltan hoteles de lujo, de 5 estrellas, que atraen además el turismo que más gasta y menos molesta y cuya proporción en Barcelona es preocupantemente baja. Pero cuando Ada Colau decide que no se instalen más hoteles en el centro se lo carga todo y no tiene porque ponerse a pensar en que es más favorable para la ciudad, aunque bien pensado mejor que no piense mucho porque el resultado podría ser todavía más desastroso.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s