MAS IGNORANTES PRO-ISLAM.

Dos periodistas, Mónica G. Prieto y Javier Espinosa, que curiosamente tienen larga experiencia internacional, y obtenido varios premios, acaban de publicar un libro, “La semilla del Odio” donde por enésima vez se culpa a los ultrajes al Islam y a la intervención occidental en Oriente Medio de la terrible situación de Siria e Irak, de la aparición del ISIS y del terrorismo islámico.

El Islam no es responsable de nada y otros países que intervienen como Rusia no solo no son responsables sino que lo están haciendo muy bien.
La verdad es que ni he leído el libro ni voy a hacerlo, pero si he leído una extensa entrevista a los autores que sobre el libro publica El Periódico de 02/07/17. También es cierto que estoy de acuerdo con bastantes de las afirmaciones que hace el libro, las dedicadas a lo terriblemente mal que los USA han desarrollado toda la operación. Siempre he mantenido que para mí la invasión de Irak fue el peor error de los aliados desde el fin de la II Guerra Mundial, y también estoy de acuerdo en que el trio de las Azores debería ser juzgado por la corte penal internacional, pero afirmar que el Estado Islámico aparece como reacción al hecho que los tres delincuentes no fueron juzgados y condenados es una inmensa barbaridad.
Entre las barbaridades que los autores explican en el artículo están las siguientes. Mantienen una curiosa teoría sobre El Assad, el dictador sirio, que según ellos apoyó la entrada de yihadistas a Irak y les apoyó para después usarlos como excusa contra los insurgentes sirios, teoría que supone dos cosas improbables, primera que además de tirano El Assad es inteligente, y segundo, que cuando se invadió Irak, El Assad ya sabía que en el plazo de unos años se iniciaría una guerra contra insurgentes en su propio país a la que se añadirían los yihadistas.
Dan toda la responsabilidad por el nacimiento del ISIS a la invasión de Irak por la impunidad con que se ejecutó, porque a los responsables de la creación del inmenso problema que hoy es Irak nadie les ha juzgado y condenado. Explicación un poco alambicada aparte de olvidar que desde que Mahoma murió en el siglo VII el Islam ha estado en conflicto permanente, interno y externo, salvo en los seis siglos del Imperio Otomano porque allí no pasaba ni se movía nada, y lo único equiparable a un conflicto era cuando organizaban genocidios para acabar con infieles protestones como los armenios.
Llegan al extremo de afirmar que el trio de las Azores debería ser juzgado y condenado por los ataques terroristas en Madrid, Londres, Paris, etc., cuando el famoso trio debería ser juzgado por otras razones, pero el terrorismo es islámico y los que deberían ser juzgados son los que los apoyan, desde muchos imanes que desde sus mezquitas constituyen su columna central, hasta los grupos de izquierdas que les apoyan eximiéndoles de responsabilidad y llamándonos islamofobos a los que explicamos la realidad del Islam radical.
La descripción que hacen del apoyo ruso a El Assad es de chiste. No comparan a los rusos con una organización benéfica pero se quedan cerca de dicha descripción, ignorando las barbaridades que ha cometido El Assad contra civiles con apoyo ruso. Según los autores los rusos han hecho una jugada inteligente que les ha permitido recuperar su posición de fuerza en Oriente Medio y en la propia Siria, cuando la dependencia de Rusia de los El Assad, padre e hijo, ha existido siempre desde los inicios de la dictadura de El Assad padre en 1971, con la URSS y con Rusia a secas, que entre otras cosas han mantenido las mismas bases navales y de las fuerzas aéreas en Siria que ya operaban cuando yo me paseaba por la zona en los años 70.
Teniendo en cuenta los años de experiencia de estos dos periodistas probablemente no se trate de un caso de ignorancia sino de la locura obsesiva con que la izquierda defiende al Islam radical, asunto que, como he explicado montones de veces, no consigo entender por más que me esfuerce.
A juzgar por lo que afirman en la entrevista de El Periódico, en el libro hay dos patinazos que he visto repetidos multitud de veces y que caen por su propio peso.
Afirman que antes de la invasión Al Queda tenía poca presencia en Oriente Medio, y que su crecimiento más importante se produjo a consecuencia de la invasión. Es curioso que una organización pequeña y que entonces era poco importante fuese capaz de organizar y ejecutar el ataque terrorista de las torres gemelas que fue precisamente el que provocó el error de la invasión de Irak.
Como muchos otros defensores, caiga quien caiga, del Islam radical, acusan a la intervención occidental del conflicto entre sunitas y chiitas, lo que quizás significa que, aunque no lo aparenten, los componentes del trio de las Azores tienen cerca de catorce siglos de edad, porque ese conflicto que ha provocado millones de víctimas y nunca ha cesado a lo largo de la historia, se inició a mediados del siglo VII, a la muerte de Mahoma con motivo de la sucesión del profeta, y por no cesar no cesó ni tan solo durante el Imperio Otomano que consiguió atenuarlo pero que no evitó varias masacres cada siglo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s