MANIFESTARSE Y PONER DE MANIFIESTO.

Una cosa es manifestarse y otra distinta es poner de manifiesto, pero en la manifestación de ayer contra el terrorismo ocurrieron ambas, el pueblo manifestó su rechazo al terrorismo y un montón de hipócritas y locos de atar pusieron de manifiesto lo que son.

Finalmente no puedo decir que acudí a la manifestación, pero casi lo hice. Me acerque a los jardines del Paseo de Gracia, que están a unos 300 metros de mi casa pero solo hice poco más de la mitad del recorrido porque la multitud de la cola de la manifestación había sobrepasado los jardines y ya ocupaba el inicio de Gran de Gracia que es donde vivo. El ambiente era impresionante, con frecuentes gritos del “No tinc por”. Por cierto este lema es muy acertado y se ha hecho famoso en todo el mundo en versión original catalana, excepto en un lugar al sur de Catalunya donde dicen “No tengo miedo”. Lástima que no lo inventaran en Inglaterra porque sí que dirían “I’m not afraid”.
Aparte la propia manifestación y la claridad con que el pueblo se expresó contra el terrorismo, me gustó mucho la idea de que los que se implicaron directamente en el atentado, policías, voluntarios, bomberos, médicos, enfermeros, etc. encabezasen la manifestación, y espero que la idea vuelva a usarse en los casos en que sea aplicable, me gusta porque se lo merecen y porque así los manifestantes pueden rendirles el homenaje que se merecen.
No me gustó el juego de banderas y tensiones que se dieron entre los asistentes. El trio que está contra el referéndum, PP, C’ y PSOE, intentaron aprovechar la ocasión de una manifestación que ellos no habían organizado para que resultase en una exhibición de la unidad de España e hicieron circular por Barcelona, por todos los medios, que se había decidido que por respeto a las victimas la manifestación sería sin banderas, hasta el extremo que muchas organizaciones independentistas advirtieron que no se llevaran esteladas a la manifestación y la propia Alcaldesa se hizo eco de la advertencia, pero muy a última hora alguien descubrió el pastel y se dio la recomendación contraria, esteladas con crespón negro, y en la propia manifestación se descubrió la fase 2 del plan por la unidad de España: muchas organizaciones contrarias a la independencia, como SCC acudieron con profusión de banderas españolas y en varios puntos de la manifestación unos individuos regalaban banderas españolas sin demasiado éxito, algo que es imposible de organizar en menos de 24 horas y que con toda seguridad estaba planeado de antemano junto a la campaña por la ausencia de banderas. Una prueba más de la estupidez hispana, porque el trio de partidos nazionalistas hispanos no solo no aprovecharon la tregua que a la fuerza supone el atentado para empezar a plantear alguna solución eficaz al problema catalán, sino que lo que hacen cabrea y hastía más todavía a la mayoría de catalanes, que además ya estábamos bastante calientes por las barbaridades en materia de seguridad y contra los mossos, negándoles no solo el acceso a la información sino los mismos datos, que se han hecho públicas después del ataque, barbaridades que en mi opinión provocaron la mayor parte de los pitos al gobierno y al Rey.
Encima la caverna mediática, no contenta con haber sido el único grupo de medios en todo el mundo que no solo no han felicitado a los mossos, sino que se han inventado todo tipo de patrañas para desprestigiarlos, han amanecido con otro ejemplo de la razón por la que muchos catalanes que no queríamos la independencia hemos cambiado de opinión. Pongo solo los titulares de La Razón, porque los del resto de la pocilga mediática son similares:
Los independentistas intentan boicotear la marcha por la unidad (Ah, ¿pero no era contra el terrorismo?).
La ANC recluta a cientos de voluntarios para su aquelarre (Ah, ¿pero no era una manifestación?).
En los eslóganes que se cantaban en la manifestación se produjo una curiosa contradicción, que suele ocurrir cuando se juega con lo cierto y lo falso. Unos decían de varias formas distintas que el Islam es una religión de paz, y otros acusaban a Felipe VI porque hace unas semanas en un viaje a Arabia Saudita firmó un contrato para el suministro de armas por varios cientos de millones de Euros cuando los sauditas intervienen en la guerra del Sudan con frecuentes actos sumamente inhumanos, y además financian y suministran armas al terrorismo sunita del Estado Islámico. ¿Pero, no habíamos quedado que el Islam es una religión de paz?, entonces , ¿cómo es posible que Arabia Saudita apoye el terrorismo y a la vez sea el país más estricto en la aplicación de la Ley Coránica al pie de la letra?. Curioso, ¿verdad?.
Hubo algo que me gustó mucho y que no ocurrió en Barcelona sino en Ripoll, donde residían los terroristas, y donde el sábado 26 también se celebró una manifestación contra el terrorismo que finalizó con unas muy emotivas palabras de Hafida Oukabir, hermana de uno de los terroristas abatidos y de otro detenido. Su discurso me gustó por varias razones, porque no utilizó la trampa del odio, no se quejó de nada referido al trato que se les da, condenó de manera firme y contundente el terrorismo y sobre todo por una frase que dijo al final refiriéndose a la comunidad musulmana, “hemos de hacer autocrítica” dijo, “para cambiar las cosas que no se adaptan a los tiempos que corren”. El día que las Hafida Oukabir sean mayoría se habrá solucionado el problema.

Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s