MANIFESTACIONES PARA IDIOTAS.

Desde que el gobierno Rajoy empezó a dar muy buenas razones para organizar actos de protesta contra un montón de abusos totalitarios en Catalunya, las acciones han sido múltiples y variadas pero como siempre ocurre han vuelto a aparecer lo que yo llamo manifestaciones para idiotas.

En este país hay demasiada gente que en cuanto piensan en la forma de organizar un acto de protesta lo primero que buscan es la autopista, carretera o calle con más tráfico de la zona para bloquearla y cortarla durante un buen rato, sin pensar que están perjudicando a personas que no solo no tienen responsabilidad alguna sobre el motivo de la protesta sino que probablemente muchos también la padecen, e incluso se han dado ya varios casos de muy graves perjuicios causados a los que quedan atrapados en el bloqueo incluyendo casos relacionados con urgencias sanitarias.

Da la impresión de que es imposible que se reúnan varias personas a protestar por algo sin cortar calles, carreteras, autopistas o incluso vías férreas.

En los años 70 se produjo una famosa e histórica huelga de General Motors que duró 13 semanas. Cuando la huelga ya llevaba un mes y medio, fui a una reunión en un despacho de abogados situado en el edificio Chrysler de Nueva York, donde, al menos entonces, también estaban las oficinas comerciales de General Motors para la costa este. Alrededor del edificio se paseaba ininterrumpidamente una manifestación de los trabajadores de GM, que sin embargo no me impidieron acceder al edificio. Antes de entrar se me acercó uno de los manifestantes, grande como un armario y negro como la noche, que se presentó como Howard y me pidió que le atendiese 5 minutos para explicarme las razones de la huelga. Le dije que lo sentía, pero que llegaba justo a la reunión, pero me comprometí que al salir le escucharía. Me dejó entrar sin problemas, aunque creo que se quedó con la impresión que no me vería más. Al cabo de más de hora y media salí del edificio y busqué a Howard que quedó tan sorprendido que me invito a un café en un Coffe-shop cercano donde aparte explicarme que la huelga era debida a problemas de pensiones, me dijo que había estado en Barcelona con la Navy y se lo había pasado en grande. Lógicamente salí del edificio Chrysler convencido de que los trabajadores de GM eran unos tipos fantásticos y que además tenían toda la razón. Cuando me encuentro bloqueado por una manifestación de idiotas, pienso que quien sea que los ha perjudicado ha hecho muy bien.

Para montar una manifestación como la de GM (que duró 24 horas al día 7 días por semana, las 13 semanas de la huelga) en primer lugar todos los que participan en ella tienen que estar muy convencidos de lo que hacen y de cómo lo hacen, y además requiere mucha disciplina y buena organización. Para que una pandilla de subdesarrollados mentales corten una vía pública solo necesitan cuatro locos, más cafres que ellos, que se jueguen el tipo al cortar el tráfico, y a partir de ahí juerga, gritos y vidrios rotos. De pena. Da la impresión de que este país no da para más.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s