LA INUTIL GUARDIA URBANA DE COLAU.

Hoy he contemplado una escena que demuestra de manera contundente la anulación que Colau ha llevado a cabo en la Guardia Urbana de Barcelona, hasta transformarla en un cuerpo policial inútil e inoperante.Sobre las 12.45 salía de la oficina de CaixaBank de Gran de Gracia, que en el mapa adjunto está justo a la altura de la parada de autobús y veo una furgoneta grande de  TOURLINE EXPRESS, empresa de paquetería, aparcada en doble fila justo a la altura de la parada de autobús en el lado de los números impares. Gran de Gracia tiene tres carriles. A partir de la acera del lado impar primero hay un carril dedicado a vehículos estacionados, a continuación el segundo carril que es el del tráfico normal, donde el estúpido conductor de la furgoneta la había aparcado, y el tercero es el carril exclusivo para buses y taxis. Justo delante de la furgoneta se había colocado un coche patrulla de la Guardia Urbana.

GRAN DE GRACIA

Lógicamente, cada vez que un autobús se detenía en la parada marcada en el mapa, mientras el autobús estaba detenido el tráfico quedaba totalmente interrumpido a todo lo ancho de la calle y se formaban considerables embotellamientos que a veces se repetían con un segundo autobús cuando el tapón del primer autobús todavía no había desaparecido.

Los dos agentes de la Guardia Urbana iban de tienda en tienda intentando localizar al imbécil que había montado el lío sin éxito, trabajo en el que daba toda la impresión que llevaban bastante tiempo, y ante el disparatado espectáculo he decidido esperarme unos minutos para ver como acababa.

Afortunadamente solo he tenido que esperar un par de minutos hasta que de la esquina de Rambla del Prat ha salido el imbécil luciendo una camisa de la empresa, pero lo peor ha empezado entonces, porque al llegar a la furgoneta y ser interpelado por los dos miembros de la Guardia Urbana se ha iniciado una discusión normal y nada airada entre ellos que ha durado bastante más de un minuto, durante el que los embotellamientos se han seguido sucediendo, y finalmente, sin que ni tan solo el imbécil haya mostrado su carnet de conducir a los agentes, cada uno se ha montado en su vehículo, el imbécil en la furgoneta y los policías en su coche patrulla y se han ido cada uno por su lado.

Puedo asegurar sin el más mínimo temor a equivocarme que antes del desastre Colau el imbécil habría tenido mucha suerte si a su regreso hubiese encontrado su furgoneta donde la dejó, porque los agentes de la Guardia Urbana de entonces en vez de buscar al pobrecito imbécil por toda la calle habrían acabado el problema con la grúa, y al llegar, con furgoneta o sin ella habría recibido una fuerte sanción, tanto en Euros como en puntos de su licencia de conducir.

Encima, también hoy, se han iniciado unas muy importantes obras de pavimentado de la calle Asturias, la que está justo encima de la parada del autobús a la derecha, una calle que tenía el pavimento en perfecto estado, hasta el extremo que en los comercios en que tengo conocidos he ido preguntando si alguien sabía que comisión cobraba quien sea por dichas obras y nadie me ha sabido contestar, y era evidente que todos ellos llevaban un inmenso cabreo porque la última semana del mes es la peor para el comercio, y a Colau no se le ocurre otra cosa que empeorar todavía más las cosas cortando el tráfico rodado y poniendo muy complicado el peatonal por unas obras absolutamente inútiles.

Espero que en las elecciones municipales del próximo año mi ciudad se libre del desastre Colau.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s