PODREDUMBRE II.

Después de la primera parte de esta nota continua la orgía de barbaridades que demuestran que España es un país tan democrático como yo soy bombero espacial.

Entre otras cosas el marido de Ana Rosa Quintana, la que da lecciones de civismo y respeto a la Ley en Tele 5, que se supone que está en libertad provisional pendiente de juicio y por tanto con el pasaporte depositado en el juzgado, pasando las navidades en las Bahamas con su importante señora esposa. Lo más grave es que si algo está claro es que a ellos, a los que les permitieron salir del país y los muchos de su calaña, les importa un bledo la opinión pública, la Ley y la mínima decencia, y lo que desgraciadamente también está muy claro es que la ciudadanía de este país está amaestrada para escandalizarse solo por lo que ocurre en Catalunya, aunque se trate de un invento o de trapicheos judiciales.

Esta semana se ha producido una descomunal demostración y clara evidencia que la Justicia española es tan catastróficamente desastrosa que es un insulto a la ciudadanía el que se la califique de Justicia. Me refiero al juicio por la salida de Bankia a bolsa.

Una operación bursátil que se produce en julio del 2011 y en enero 2013 se cancela su cotización por las evidencias de estafa, pero no alcanza el punto culminante del proceso judicial hasta ENERO 2019 con la declaración del presidente de la entidad Rodrigo Rato, que para más INRI está ya en prisión por el escándalo de las tarjetas black, que estalló cuatro años más tarde en 2015 y por las que Rato fue condenado a 4 años y medio de prisión, en la que ingresó en octubre 2018 después de elevar un recurso al Tribunal Supremo que confirmó la sentencia.

Para hacer todo el asunto todavía más vomitivo en su declaración ante el tribunal Rato cargó toda la responsabilidad sobre el gobernador del Banco de España Fernández Ordoñez, que por supuesto es responsable de la estafa y de muchas otras barbaridades, como la de las Preferentes, junto con la entonces vicepresidenta Elena Salgado e incluso Zapatero como presidente del gobierno que permitió el cúmulo de barbaridades, personajes que, al igual que Rato, en un país mínimamente serio llevarían años en la cárcel, pero tienen la suerte de que esto es el desastre de España.

Para refrescar la memoria y porque nadie lo menciona ni en la Justicia ni en la pocilga mediática, me permito recordar que la más escandalosa de las barbaridades cometidas en la estafa en cuestión es que en la información, supuestamente auditada, que se entregó a los posibles inversores se declaraban unos beneficios después de impuestos de 300 millones, pero en una auditoria efectuada menos de un año después de la fecha de la salida a bolsa resultó que los resultados reales eran de 3.000 millones de pérdidas. Por operaciones parecidas pero con cifras mucho menos escandalosas en países serios se ha mandado a un montón de gente a la cárcel durante muchos años y se les ha impuesto una sanción superior a los 100 millones de $, mientras en España los que fueron estafados con el apoyo del Estado tienen que soportar a Rodrigo Rato declarando ante el tribunal en plan chulo y arrogante OCHO AÑOS DESPUES.

El martes 8 TV3 emitió un reportaje de producción propia titulado “Llibertats Empresonades” (Libertades Encarceladas) sobre las consecuencias de la Ley mordaza y la utilización sumamente incorrecta de las leyes antiterroristas y la única conclusión posible después de pasar revista a la multitud de personas condenadas a prisión o al exilio por practicar la libertad constitucional de expresión (excepto si se trata de Federico Jiménez Losantos que puede insultar y soltar las barbaridades y falsedades que le dé la real gana) y las muchas decenas de miles de sanciones por falta de respeto o trato incorrecto a la autoridad es que lo que hizo Fernández Díaz cuando fue ministro del interior fue restablecer el Estado Policial, aparte de llenar de toneladas de excrementos las cloacas del Estado con total impunidad para él y para su colaborador Daniel de Alfonso que para total cachondeo dirigía la Oficina Antifraude en Catalunya y ha continuado su carrera judicial de manera impoluta. Esta es la realidad de España por más falsedades que suelte el Rey en sus discursos.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s