ANTIRESPONSABILIDAD.

En mi nota anterior decía que en España nunca pasa nada, cualquier político puede cometer cualquier barbaridad, decir cualquier salvajada o meter la mano en la hucha de todos sin que se le exijan responsabilidades y estos días tenemos un muy buen ejemplo de esta inexistente responsabilidad.

El ex Gobernador del Banco de España Fernández Ordoñez ha declarado esta semana en el juicio de la Audiencia Nacional sobre las múltiples chorizadas de la salida a bolsa de Bankia.

Para empezar es inconcebible que una inmensa estafa ejecutada en julio 2011 y que desde que a mediados de 2012 se descubrió el pastel, hay muchas y clarísimas pruebas y evidencias, que fue cometida por los principales gestores públicos de la economía del país, todavía se esté juzgando en Marzo 2019 cuando en cualquier país mínimamente serio y ante las contundentes evidencias varios altísimos funcionarios y gobernantes llevarían años en la cárcel y les faltarían muchos para estar en libertad.

La declaración de Fernández Ordoñez tiene dos puntos absolutamente espeluznantes, primero afirma que Bankia salió a Bolsa por iniciativa del consejo de administración del propio banco, sin intervención del Banco de España, mientras su antiguo presidente Rodrigo Rato declaró en su día que tanto el BdE como la vicepresidenta Elena Salgado les empujaron a salir a bolsa. También declaró que la nacionalización de Bankia se hizo mal a pesar de su opinión en contra.

Este señor pretende que nos creamos que el gobernador del BdE es un señor sentado en una ventanilla de la sede central del BdE que va sellando los papeles que le pasan por delante pero que no tiene responsabilidad alguna. El BdE tiene que aprobar no solo el hecho de que un banco salga a bolsa sino que tiene responsabilidad general sobre la veracidad de los datos contables auditados de cualquier banco, factor que cuando un banco sale a bolsa es  básico.

Que en la estafa de un banco que salió a bolsa declarando 300 millones de beneficio y antes de cumplirse un año de la operación bursátil se descubre que se habían “camuflado” pérdidas por 3.900 millones, el señor Fernández Ordoñez pretenda evitar sus responsabilidades es un desatino, pero, tal como es más que probable, si consigue evitar dichas responsabilidades será un absoluto disparate.

Los actores de la operación Bankia son los mismos que los grandes impulsores de la Preferentes, que junto con otras barbaridades le costaron al país bastantes miles de millones, pero el desastroso Fernández Ordoñez disfruta de una jubilación de altísimo funcionario, la catástrofe Elena Salgado usó las puertas giratorias para entrar en el consejo de Endesa sin esperar el plazo que marca la Ley y se permitió el lujo de, con infinita hipocresía, criticar a “quien fuese” que había impulsado las Preferentes, y el cataclismo Zapatero está en el Consejo de Estado sin hacer nada a cambio de mucho, y mientras los españoles pagando y votando a los mismos chorizos de siempre.

Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s