APLASTADO ESTOY.

En una reunión del PP en Córdoba Mariano Rajoy ha soltado otro discurso antológico en el que esta vez ha hecho gala de su lógica aplastante. Aplastante porque me ha dejado totalmente aplastado.

Afirmación: Rajoy se refirió al artículo 1º de la Constitución que establece la unidad de España como razón fundamental de que no pueda reformarse.

Conclusión: Todos los países que han reformado su constitución, que son casi todos, son soberanistas catalanes.

Afirmación: «No veo ahora mismo nada que conduzca a una reforma de la Constitución»,

Conclusión: Rajoy no ve tres en un burro.
Afirmación: Son los «españoles los que deciden por todos los temas que afectan a los españoles».

Conclusión: Los catalanes no son españoles y por eso no se les permite decidir sobre los temas que les afectan.

Afirmación: Aunque Rajoy se ha mostrado abierto a modificar la Constitución, antes quiere saber «para qué».

Conclusión: Aparte no ver tres en un burro, Rajoy es sordo como una tapia.

Afirmación: «Los españoles debemos seguir viviendo juntos como lo hicimos siempre», y a continuación ha dicho que España es el país más antiguo de Europa.

Conclusión: Ambas afirmaciones son falsas. Aunque cuando Rajoy era un jovencito no había sido publicado todavía el maravilloso, españolísimo y clarificador Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia, seguro que su educación bebió de las mismas fuentes que el gran Diccionario.

Afirmación: Los puntos referidos a la unidad de España en la Constitución son «irreformables». «Ahí no tengo nada que reformar o dialogar»,

Conclusión: Rajoy y el PP han inventado la intención de dialogar sobre la nada.

Afirmación: La Constitución es «la norma de juego que nos hemos dado y que votó la mayoría de la gente que pudo votar en 1978».

Conclusión: Cierto, pero no por ello debe ser intocable. Además hubo un solo partido que hizo campaña por la abstención y algunos de sus miembros llegaron a pedir el voto negativo a la Constitución. Un partido que se llamaba AP y que posteriormente pasó de Alianza a Partido.

Afirmación: «Hemos salido de la UVI preservando los grandes servicios públicos».

Conclusión: Debe tratarse de una errata, porque a la frase le falta “cargos de los” entre “grandes” y “servicios”, para que se pueda leer la verdad «Hemos salido de la UVI preservando los grandes cargos de los servicios públicos», a los que solo les han bajado ligeramente su alto sueldo. Los altos cargos es lo único que se mantiene de los antiguos servicios públicos, buena parte del resto lo han mandado a paseo.

Afirmación: Son «momentos duros y difíciles para todos, especialmente para las víctimas del terrorismo «, y ha añadido que «esta batalla la va a ganar la justicia y las personas de bien».

Conclusiones: Primera. Batalla, ¿contra quién?, ¿contra el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, o contra los juristas que aceptaron una doctrina que se daba de bofetadas con su propio ordenamiento jurídico?. Segunda. Los que creemos que la doctrina Parot fue un enorme error jurídico no somos personas de bien. Tercera. ¿Realmente el Sr. Rajoy cree que entre las funciones del Presidente del Gobierno está el soliviantar todavía más a la AVT, por otro lado la única asociación de víctimas que no ha parado de decir barbaridades desde el fallo del Tribunal Europeo?, en este asunto hasta los abertzales simpatizantes de ETA han demostrado más sentido de la responsabilidad que la AVT y el PP.

Comentario a la última afirmación: varios políticos importantes se han referido recientemente a la posibilidad que el Ministerio de Justicia se invente un procedimiento de ingeniería jurídica que permitiría continuar con la doctrina Parot todo y a pesar del  fallo del Tribunal Europeo. Me temo otro clásico de la Administración Pública española: tapar una barbaridad con otra todavía peor. Seguro que lo que las víctimas del terrorismo que no están histéricas les agradecerían es que en vez de dedicarse a los inventos del TBO, empleasen su tiempo en asegurarse que al menos en el futuro terroristas, asesinos y violadores reciban las condenas que se merecen de acuerdo con la Ley y sin aplicar doctrina, dogma o mandamiento alguno.

Lo más grave es pensar que el autor de este discurso es nada menos que el Presidente del Gobierno. ¡¡¡¡Socorro!!!!.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s