AMNISTIAS Y REGALOS.

Que la amnistía fiscal de Montoro de marzo 2012 era inconstitucional es de cajón, y no hace falta ser un ilustre letrado del Tribunal Constitucional para llegar a dicha conclusión después de pasarse cinco años estudiando el asunto, con tener el bachillerato y haber leído un poco es más que suficiente para llegar a la misma conclusión en poco más de 5 minutos.

En las muy pocas amnistías fiscales que organizan los países serios se permite la declaración pagando los impuestos que en su día se deberían haber abonado y se perdonan intereses, cargos y sanciones. Con frecuencia, como se hace en Italia, a los cargos y sanciones solo se les aplica un importante descuento.
No solo la inconstucionalidad de esta amnistía, sino su tremenda injusticia estaba muy clara desde el primer día. Un delincuente que ha defraudado a Hacienda cifras muy elevadas no puede regularizar su situación sin la más mínima sanción (que puede llegar al 300 % del importe defraudado) y encima pagando muchísimos menos impuestos que los ciudadanos que cumplieron puntualmente.
Los que se acogieron a la amnistía de Montoro solo pagaron un 10% de impuestos, que todavía nadie ha explicado porque acabó siendo solo de un 3%, y encima Montoro garantizaba la confidencialidad, otra “peculiaridad” de la España del PP, la lista de amnistiados, al revés que en países serios, no se haría pública. A pesar de los pesares, de ser la amnistía fiscal de Europa que más se parece a un regalo por la jeta, fracasó, y de los 2.500 millones que esperaban recaudar solo consiguieron 1.200. La verdad es que si yo hubiese sido uno de los delincuentes que la podían haber aprovechado me lo habría pensado mucho porque las condiciones eran tan increíbles que sonaban a trampa para osos. Algo parecido a la leyenda urbana del señor que en el siglo XIX se instaló en las Ramblas barcelonesas vendiendo duros a 4 pesetas y no vendió ni uno.
Determinar la inconstitucionalidad de la amnistía Montoro era tan sumamente tirado que estoy convencido que el gobierno Rajoy conocía de antemano el fallo y la fecha de su emisión y por esto tenían bien preparada otra explicación para idiotas que muchísimos españoles se tragan. Según ellos fue una operación desesperada para conseguir fondos con los que evitar el rescate de la U.E.. Falsedad que contrasta con la tranquilidad con que el gobierno Rajoy se tomó la amnistía y su resultado final muy por debajo de los objetivos marcados, que en su día no se consideró una tragedia sino una demostración de que Montoro lo estaba haciendo de cine porque si no se habían apuntado más era porque no había tanto defraudador como se creía, algo que las listas de titulares de cuentas en paraísos fiscales aparecidas desde 2012 desmienten con escarnio.
Además, si realmente no hubo rescate público y aparente de España fue porque la cifra estaba muy por encima, de hecho multiplicaba las de otros países como Irlanda 85.000 M. €, Portugal 78.000 M. € y Grecia 110.000 + 130.000 + 86.000 M. €, y los 1.200 M. € de la amnistía fiscal no se habrían ni notado, a lo que se puede añadir la contradicción de montar la amnistía para captar fondos cuando el gobierno Rajoy luchaba contra la crisis exigiendo inmensos sacrificios a la ciudadanía pero sin hacer el más mínimo esfuerzo para detener el despilfarro de la Administración Pública, aparte reducir algo el número de funcionarios de a pie, que son precisamente los que prestan servicio al ciudadano pero sin ni preocuparse por asuntos como reducir el número de políticos y altos funcionarios, en los que España bate records europeos y mundiales, o vender algún coche oficial cuyo número también es de record.
La conversación que viene a continuación no ha ocurrido nunca, es pura ficción.
“Cristóbal, os dais cuenta de la barbaridad que acabáis de hacer con la amnistía, lo siento pero esta vez no podemos inhibirnos”.
“Tenéis que entenderlo Eugeni, cada vez aparecen más listas de titulares de cuentas que no interesan y hemos de dar solución al problema tanto para nosotros como para nuestros amigos, jefes, colaboradores, contribuyentes, e incluso parientes de nuestra más alta autoridad, y no podemos hacerlo obligándoles a contribuir como un vulgar paisano”.
“Todo lo que quieras Cristóbal pero no podemos callar, además hay quien ya se ha quejado y hemos de contestar”.
“Tranquilo Eugeni, escogemos una fecha de aquí algunos años para que podáis cumplir, y mientras tanto tenemos todo el tiempo del mundo para pensar en cómo les engatusamos una vez más”.
“Bueno, vale”.
Por cierto, la caverna mediática dice ahora que Puigdemont quiere ir a la cárcel para ser un mártir. ¿Por qué no se dejan de soltar falsedades, idioteces, barbaridades y locura general en primer grado, y alguien hace algo por solucionar el problema? Adjunto una viñeta de La Vanguardia que define de manera diáfana donde está el problema, quien quiere darle solución y quien se niega a ello.BATLLORI CARTAS PUIGD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s