LA GRAN MANIPULADORA.

Todos los diarios manipulan la información para presentarla de manera favorable a los intereses que defienden, pero hay algunos que se pasan hasta llegar a narrar la realidad de una forma que la hace totalmente irreconocible o incluso contraria a los hechos.

El Periódico, al que he rebautizado como la Hoja Parroquial de Colau que les devuelve el favor con el presupuesto, es de los que se pasan continentes enteros al modificar la realidad a su favor, y dentro de la publicación los que se llevan el premio gordo a la manipulación son su director Enric Hernández y Emma Riverola, a la que he mencionado en muchas ocasiones, dos perlas del infra periodismo que además tienen el insulto fácil.
En la Hoja Parroquial del sábado 12, la Riverola publica el artículo que reproduzco a continuación, bajo el título de “Mentiras de bajos vuelos”:
*Interpretar toda la realidad a través de un prisma único y reduccionista escamotea la fuerza de otras luchas
Eulen presentó la oferta económica más ventajosa para Aena y ganó el concurso de la seguridad del aeropuerto de El Prat. Felicidades a los directivos que se hicieron con la licitación. Mala suerte para los trabajadores, que pasaron a sufrir unas condiciones más precarias y sueldos menores para los nuevos contratados. 900 euros al mes y la responsabilidad de proteger la seguridad de los pasajeros, también de la amenaza terrorista. Eulen gestiona la seguridad de más de dos docenas de aeropuertos. Entre ellos, los de Lleida-Alguaire y Andorra-La Seu d’Urgell, que dependen de la Generalitat. De hecho, el exdirector del primero denunció el pasado enero pagos irregulares de Aeroports de Catalunya a Eulen.
Ganar concursos a base de asfixiar a los trabajadores no es una práctica exclusiva de Eulen. Tampoco es un fenómeno acotado al ámbito público. Entre las muchas herencias de la crisis queda el abuso de los fuertes (llámense grandes empresas) hacia los débiles (llámense trabajadores, llámense pequeñas y medianas empresas). Así, mientras unos han recuperado o aumentado los beneficios de los buenos tiempos, otros siguen con sus sueldos menguados e instalados en la precariedad.
Podemos discutir el oportunismo de una huelga que ha perjudicado a miles de personas, pero no la justicia de la reclamación. La voracidad de ciertas prácticas empresariales aumenta al mismo tiempo que la herida de la desigualdad se torna más profunda.
Que los cocineros del procés hayan jugado a las conspiraciones con el conflicto, que hayan escupido culpas a sus enemigos habituales, incluida Ada Colau (a quien Ramón Tremosa, eurodiputado del PDECat, situó en un consejo de administración de El Prat que no existe), es un ejemplo más de su intento constante de secuestrar cualquier debate y modelarlo a conveniencia. Interpretar toda la realidad a través de un prisma único y reduccionista escamotea la fuerza de otras luchas. Los derechos de los trabajadores, de todos los trabajadores, no se defienden ondeando banderas. Y menos ensordeciendo sus voces.*

Si no me equivoco llevamos varias semanas del lio de El Prat, semanas en que la Generalitat se implicó de inmediato esforzándose porque Eulen y sus trabajadores llegasen a un acuerdo. AENA tardó una semana en incorporarse a las reuniones y el secretario de infraestructuras del Ministerio de Fomento tardó dos semanas en interesarse por el asunto, casi lo mismo que tardó Colau, aunque después haya hablado por los codos.
Bien, pues según este vomitivo artículo la Generalitat, JXSi y ERC se han dedicado exclusivamente a jugar a las conspiraciones con el conflicto, han escupido culpas a Colau, y han ensordecido las voces de los trabajadores. INCREIBLE. Por cierto, escupieron culpas a Colau porque Ramón Tremosa colocó a Colau en el Consejo de Administración de El Prat que según Riverola no existe, pero resulta que tal Consejo está formado por 4 representantes de AENA, 2 de la Generalitat, 1 del Ayuntamiento que preside Colau y un experto independiente normalmente nombrado por AENA. La mentirosa es la que acusa de mentir.
Por lo visto la manipuladora Riverola tampoco se ha enterado que tanto el gobierno como el PP como la caverna mediática de Madrid llevan varios días usando la falsedad de que la gestión del Prat es cosa de la Generalitat, cuando no tiene la más mínima competencia, para a continuación ponerse histéricos con el catastrófico nivel del caos que impera en Catalunya hasta el extremo que el gobierno central ha tenido que intervenir para solucionar el problema aunque sea utilizando la Guardia Civil. El máximo representante de la caverna mediática en Catalunya no se ha atrevido a tanto porque se les vería el plumero, pero para eso tienen a Emma Riverola, para explicar las cosas casi al revés, de manera insultante, por supuesto, porque sino no es divertido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s