USA. LA FABRICA DE LIOS DEL MUNDO.

Curiosamente, a pesar de contar con grandes universidades, historiadores, economistas, etc., los USA han llevado siempre a cabo una acción política desastrosa a nivel internacional, que en mi opinión se caracteriza por querer solucionar problemas de zonas muy alejadas de USA con los mismos métodos y criterios que se aplicarían en Alabama o cualquier estado de la Unión.

En el pasado reciente muchos de los problemas que el mundo ha tenido que solucionar y que han generado conflictos, guerras y victimas han sido causados por grandes errores norteamericanos, como lo fue la crisis yugoeslava, país creado por la calenturienta mentalidad norteamericana al final de la II Guerra Mundial. Con Trump los USA vuelven a la más retrograda de las políticas internacionales USA y el riesgo de conflicto para todos los habitantes del planeta es evidente.

El viernes 10, Trump volvió a subir los aranceles aplicables a productos importados de China del 10 al 25% con lo que confirma sus amenazas de guerra comercial, que con este aumento se da por declarada. Las críticas a esta barbaridad son varias. Empezando por el hecho que en toda la historia de los dos últimos siglos siempre que se ha producido una guerra comercial con tasas y aranceles en vez de cañones siempre ha resultado muy perjudicial para ambos bandos, además el principal promotor de la globalización de la economía que creó las condiciones que favorecieron el desarrollo industrial e internacional de países como China, India y otros en al menos las 4 o 5 últimas décadas han sido los USA. La cosa empeora si además añadimos que durante todas estas décadas en que China ha alcanzado niveles de desarrollo industrial espectaculares, nadie, ni en USA ni en el resto de países occidentales, se ha preocupado por cortar los abusos chinos, que son fundamentalmente tres, primero el nulo esfuerzo del gobierno chino para cortar la descomunal cantidad de copias ilegales de productos y métodos de diseño registrado que se han fabricado y exportado en cifras gigantescas en China, hasta el extremo que si hoy en los países occidentales se localizasen y prohibiesen las importaciones de productos falsos de origen chino no haría ninguna falta aumentar los aranceles para reducir sustancialmente las compras a China. Segundo la falta de contrapartida en la apertura de los mercados, durante todo este tiempo de crecimiento espectacular en China ha sido extremadamente difícil el introducir en su mercado interior productos de importación debido a las muchas trabas oficiales, y lo mismo es aplicable a inversiones industriales extranjeras en China. El gobierno chino se ha comprometido a eliminar las trabas y problemas tanto a la importación como a la inversión extranjera, pero sus intenciones todavía están por ver. Y tercero, una compensación al crecimiento industrial de países como China e India para los países industrializados que ven aumentar considerablemente la competencia internacional de sus productos, aparte suprimir las trabas a la importación, sería la creación de nuevos y grandes mercados en dichos países por mejora de su situación social y la aparición de una inmensa clase media con gran capacidad de consumo, pero no ha sido así y la evolución social en China todavía está mucho más atrasada que la que correspondería al desarrollo industrial y la exportación alcanzadas, mientras con muchos trabajadores se mantienen salarios y condiciones de trabajo cercanas a la esclavitud.

Resulta que sobre estas medidas que se debían de haber tomado, y cuando no se ha hecho nada y se está en situación de tarde, mal y nunca, a Trump no se le ocurre otra cosa que iniciar una guerra comercial.

Otra demostración de los errores USA en política internacional es el trato que siempre han dado a países latinoamericanos de izquierdas, con bloqueos económicos y continua conspiración para acabar con ellos. A pesar de que cuando hace unos treinta años el comunismo colapsó y perdió todo su poder en Europa del Este los USA estuvieron de espectadores de primera fila, por lo visto no aprendieron absolutamente nada de nada. En realidad el fin del comunismo europeo se inició cuando a finales de los años 60 el denostado Richard Nixon llegó a acuerdos con países comunistas, China incluida, para pasar de una política de confrontación continua al establecimiento de relaciones diplomáticas normales que impulsaron todo tipo de intercambios entre la Europa oriental y el mundo occidental, lo que favoreció que los habitantes de la Europa comunista fuesen plenamente conocedores y conscientes de las inmensas diferencias no solo en nivel y calidad de vida, además enfrentando sus regímenes policiales con las libertades y derechos de los occidentales y esto les impulso a luchar por el fin de la dictadura del proletariado.

Aparte que para gobiernos filocomunistas en Latinoamérica sea mucho más peligrosa la libertad de comunicación con los países occidentales que el bloqueo, además la actitud absurda de bloqueo practicada por USA da pie a que gobiernos como los de Cuba y Venezuela lleven al máximo la dureza de la actuación policial y las medidas coercitivas contra la población con la excusa de la evidente agresión exterior.

Incluso en temas con los que estoy más o menos de acuerdo como su actitud frente al Islam y la cancelación del acuerdo con Irán, Trump demuestra que se mueve por motivos electorales porque si se tomase en serio la lucha contra el Islam radical le costaría muy poco demostrar que el conflicto de Oriente Medio es debido a la continua agresión musulmana para cumplir con lo que el Corán les ordena: no dejar de luchar hasta que cualquier territorio que ha estado gobernado por la Sharía (Ley coránica) y deja de estarlo regrese a la norma coránica, como es el caso de Israel cuyo territorio formó parte del Imperio Otomano, bajo Ley coránica, hasta 1917, y en el caso de Irán no creo que le costase mucho demostrar que Irán ya dispone de la bomba o está a medio paso de tenerla, tal como han denunciado muchos periodistas y políticos, de lo que resulta que el acuerdo es una inmensa demostración de estupidez occidental, porque con el desbloqueo se soluciona el problema económico persa que estaba a punto de acabar con el régimen de los Ayatolas a cambio de renunciar a alcanzar algo que prácticamente ya han conseguido.

El principal problema de los norteamericanos ha sido siempre su muy excesiva confianza en si mismos. Cualquiera que haya vivido un tiempo en USA os dirá que cuando en los medios de comunicación se afirma que algo o alguien es el mejor del mundo, en realidad se refieren al mejor en USA, porque para ellos el resto del mundo no cuenta para nada.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s